Año nuevo… el calendario ¡al fin!

Como ya se está convirtiendo en costumbre en el sistema educativo venezolano, este año escolar 2014-2015 arrancó sin un calendario oficial y detallado, establecido por el MPPE. Esto ha sucedido en los últimos años. Antes de ello, el Ministerio enviaba a las escuelas el calendario con suficiente anticipación, para garantizar que la planificación estuviera lista al inicio de clases. Sin embargo, desde que comenzó a atrasarse la elaboración y envío del calendario a las escuelas, la versión definitiva del calendario oficial llegaba después del inicio de clases, pero durante el primer lapso del año escolar que termina en diciembre.

Este año, sin calendario previo, la información se conoció mediante declaraciones de voceros del ministerio, en las que se manejaron como fechas de inicio del año escolar el 15 y el 16 de septiembre, para educación inicial y primaria, y el tradicional primero de octubre para bachillerato. Posteriormente, se informó que las escuelas medias también iniciaban actividades a mediados de septiembre para realizar las evaluaciones de recuperación pendientes, pero que el inicio formal de clases se mantenía en octubre.

Sin haber conocido formalmente los detalles del calendario oficialel país supo, a través de los anuncios hechos en prensa por algunos jefes de zona y por del tuiter del Ministro (*), que las clases del 2014, terminarían el 12 de diciembre y que se reanudarían los primeros días de enero, como es costumbre, en algunos casos precisando que el inicio sería el 7 de enero.

Con el año nuevo, finalmente, el calendario escolar apareció. Lo encontramos, como debe ser, en la página del MPPE. No con todos los detalles acostumbrados -los que marcan el inicio y duración de todas las actividades-, sino con el formato que contiene las efemérides a tomar como referencia para incorporarlas en las actividades de enseñanza.

En esta dirección: Calendario en la página del MPPE, se encuentran dos enlaces desde los que se pueden bajar las dos versiones del calendario escolar elaboradas.

Captura de pantalla de la seccion de la web del MPPE con el calendario

 

Sin embargo, es importante aclarar que, a pesar de que a educación inicial y primaria les rige un calendario y al bachillerato, otro, por lo que deberían tener calendarios diferenciados como en oportunidades anteriores, (señalando las fechas de inicio y culminación por tipo de actividad), en el formato -con énfasis en las efemérides- publicado por el MPPE, la diferencia es estrictamente gráfica. A continuación pueden ver una captura de pantalla del calendario sin ilustraciones. Si lo quieren bajar para ver los detalles, pueden hacerlo aquí. (**)

captura de calendario oficial

 

Antes de entrar en los detalles relativos al calendario, es importante señalar, que llama poderosamente la atención que la fecha de elaboración de los documentos colgados en la web del ministerio es el 22 de diciembre, como consta en esta captura de pantalla tomada con las propiedades de los mismos. Esperemos que se trate solamente de su diseño gráfico, aunque, como afirmamos al principio, el calendario oficial no ha sido enviado formalmente a las escuelas, como en años anteriores.

De lo sucedido hasta el momento, y del contenido del calendario, consideramos importante resaltar lo siguiente:

1. A pesar de que el ministerio anunció la culminación de las clases el pasado 12 de diciembre, el calendario señala que el asueto navideño iba desde el 20 de diciembre al 4 de enero y a pesar de que algunos jefes de zona dijeron que las clases iniciarían el 7 de enero, el calendario especifica que éstas comenzarán este lunes 5 de enero. Fecha que, por cierto, es ratificada por la Viceministro El Achkar en su cuenta de tuiter el sábado 3 de enero.tuit de soraya

La culminación del año escolar, que tradicionalmente ocurre el 31 de julio con la realización de actos de fin de curso en las escuelas, este año está señalada como el día para realizar un «Encuentro Nacional de Danza Tradicional Estudiantil» y una actividad de «Educación Vial».

2. En nuestra hipótesis de calendario, publicada el 12 de septiembre, indicamos que, con los días disponibles y aplicando la lógica de organización de las actividades regulares en las escuelas, el año escolar tendría, como máximo, 155 o 156 días de clase. Aquí pueden ver la distribución que calculamos en ese momento:

Distribución de los días del año 2014-2015, acuerdo a las actividades escolares, según nuestra hipótesis de septiembre 2014

 

Ajustando nuestras cuentas a los días señalados como feriados en el calendario oficial, y las fechas de culminación efectiva en diciembre e inicio, esperado, en enero, los días de clase disminuyen de 155 a 150, aumentando los días no feriados sin actividades de 10 a 17. A continuación pueden ver la versión del calendario y la distribución de los días, ajustadas de acuerdo a lo establecido en la versión oficial.

calendario 201415 ajustado

 

 

3. El calendario incluye efemérides nacionales y días de conmemoración internacionales, más las fechas en las que se realizan las actividades de educación vial, encuentros culturales y deportivos, las jornadas dedicadas a la medición «antropométrica» de los estudiantes y también señala las fechas en las que se realizarán las actividades del denominado «Plan de Mantenimiento Escolar».

3.1. El 15 de enero, que se conmemora el Día del Maestro, a pesar de que en la versión oficial del calendario no aparece como día no laborable, sigue apareciendo en nuestra versión como un día de receso no feriado dada la larga tradición que existe en el país de que ese día no haya clase.

3.2. Los días dedicados a la «educación vial» son 25. Sin embargo, 3 de ellos están planificados para realizarse en días de asueto, por tanto, sin estudiantes en las escuelas, como el 5 de septiembre y el 19 de diciembre (de acuerdo al calendario, este día debería ser de clases, pero dada la instrucción del ministerio de terminar el 12 de diciembre, también se trata de un día sin estudiantes en las escuelas), y el 2 de enero. A éstos se suma el 31 de julio que, por tradición se celebran los actos de fin de curso en las escuelas. No se entiende el propósito de incluir en el calendario estos días de actividades en educación vial si no se podrán realizar. Descontándolos, en total, quedan 21 días de los inicialmente señalados para las actividades de educación vial.

3.3. Las jornadas dedicadas a las pruebas y medición «antropométrica», son en total 16, se realizan en septiembre, noviembre y julio. De acuerdo a las pautas entregadas por el MPPE al inicio de este año escolar, estas jornadas están asistidas por personal especializado y no deberían suspenderse las clases mientras se realizan, aunque, es obvio que, los docentes tienen que coordinar con los especialistas, para garantizar que cada niño pierda el menor tiempo posible de clases en estos procedimientos.

3.4. Los encuentros culturales y deportivos que se realizan a lo largo del año escolar son de diversa naturaleza y duración. En el calendario se señalan 25 fechas asociadas a ellos y una utilización de 79 días en total, sin incluir aquellos como el Encuentro Estadal de Teatro de Títeres que se celebra el 21 de marzo, coincidiendo con un feriado, o el «Encuentro Nacional del Arte Nacional (artes visuales)» que cae domingo; ni tampoco los días feriados que coinciden con algunos encuentros deportivos o con el Encuentro Regional de Teatro que se celebra el 27 y 28 de marzo, el que uno de los dos días cae feriado o el Encuentro regional de los Clubes Deportivos Estudiantiles cuyo último día cae sábado. En este caso, es importante preguntar al MPPE cómo es la dinámica prevista en cada encuentro, debido a que, los estudiantes participantes en dichas actividades, verían afectada su asistencia a clases durante esos días.

3.5. En el caso de las efemérides nacionales, no podemos dejar de resaltar, en primer lugar, la incorporación de 5 fechas que más que responder al estudio de la historia contemporánea nacional parecen hacerlo a la necesidad de hacer propaganda del modelo político del partido que se encuentra actualmente en el gobierno. Estas son el natalicio y la muerte de Hugo Chávez -con el título de «Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana»-, siendo el único de los ex-presidentes de la historia contemporánea venezolana que se menciona en el calendario; el 4 de febrero identificado como «Rebelión 4-F Día de la Dignidad Cívico Militar (1992)»; la denominación de «El Caracazo» como «Rebelión Popular» y el denominado  «Día de la dignidad (2012)», ubicado el 13 de abril.

Y en segundo lugar, de las 13 batallas que se incluyen entre las efemérides, a 6 se les agrega como instrucción la «escenificación», pedagógica en 3 de los casos, por lo que nos preguntamos ¿cuál es el propósito «pedagógico» de «escenificar» estas batallas en las escuelas, especialmente en el marco de una política educativa que se jacta de decir que forma para la paz?

4. En e denominado «Plan de Mantenimiento Escolar», a pesar de que se desconocen los detalles y las fechas en las que se instrumentará en cada escuela, todos los fines de semana y el mes de agosto completo, están señalados en el calendario, como días para su ejecución. Este «plan», que comenzó el año escolar pasado, con la meta de hacer mantenimiento a una escuela por municipio cada fin de semana, es adelantado por FEDE y tiene como propósito «rehabilitar las instituciones educativas que requieran trabajos menores en su estructura».

Finalmente, de acuerdo a las últimas declaraciones de voceros del MPPE, parece que con la práctica, el ejecutivo se ha dado cuenta de lo que señalamos en el momento de su lanzamiento: el tamaño de la infraestructura y el tipo y dimensiones del mantenimiento que se requiera en cada caso, por mucho que se trate una operación de mantenimiento menor, implica su realización en tiempos variables, que no pueden restringirse, en todos los casos, a un día o a un fin de semana. Por esta razón, el mantenimiento por escuela, en el marco de este «plan», ha sido modificado, indicando que en las escuelas cuyos trabajos de mantenimiento no se culminen el día pautado, se seguirá el trabajo durante la semana, sin interrumpir las actividades de los estudiantes, hasta que sea culminado.  Obviamente, saludamos este ajuste a la operación del «plan», pero recordamos que la posibilidad de mantener las actividades estudiantiles, dependerá de la naturaleza y magnitud del trabajo de mantenimiento en cuestión y eso tiene que estar previsto con anticipación.

Sin embargo, lo más importante con respecto a la ejecución de este «plan», es que pueda ser conocido con detalle por el país, lo que significa que se presente el listado de las escuelas que se incluirán a lo largo del año en el «plan», acompañado de un claro cronograma que indique cuando le corresponde a cada una de ellas, qué tipo de mantenimiento se estima realizar, cuanto tiempo tomará realizarlo, cuánto costará hacerlo y quiénes serán los responsables y ejecutores del mismo, en cada caso. (***)

Quedan diversos elementos a revisar en el calendario oficial publicado por el MPPE, así como las posibilidades y efectos de su instrumentación en las escuelas, por lo que invitamos a todos los interesados a escribir sus comentarios y sugerencias en la sección correspondiente a este post o, como de costumbre, a escribirnos directamente a oevenezuela@gmail.com si quieren que sus comentarios se hagan, pero que se conserve la confidencialidad de su identidad.

 

(*) Aquí pueden ver un par de reseñas de este anuncio o recordatorio, según la fuente: AnuncioRecordatorio (Ministro); Anuncio Jefe de Zona Carabobo

(**) También pueden bajar ambos calendarios desde la página del MPPE, usando estos enlaces: Jóvenes o Niños

(***) De acuerdo a la información reseñada en la prensa, FEDE es el encargado de suministrar los materiales y la mano de obra calificada para la ejecución de las obras y contará con el apoyo de las cuadrillas de Moral y Luces. (Se puede ver la noticia aquí)

 

Año nuevo, hipótesis nueva (208 y 204) / Hipótesis para el Calendario Escolar 2013-2014

Con el inicio del año escolar, las familias, los docentes y directivos y hasta los muchachos, se preguntan ¿cómo es el calendario este año? ¿cuándo comienzan efectivamente las clases? ¿cómo afectan las elecciones al calendario? entre otras, son las preguntas típicas de esta época.

Estas preguntas son naturales porque docentes y directivos tienen que planificar, antes de que lleguen los estudiantes a las aulas, cómo será el año escolar, qué objetivos específicos se trazarán en la escuela, cómo se organizarán para lograrlos. Una vez que comienzan las clases, hay un período en el que los docentes, hacen actividades para obtener información sobre el nivel de desempeño de sus estudiantes con respecto a los aprendizajes y competencias que deberían tener al llegar al año que cursan, sobre sus intereses y necesidades específicas de aprendizaje, es una fase de diagnóstico que les sirve para ajustar su programación anual a las características del grupo específico de estudiantes que conforma su sección.

Para hacer su programación anual, la de la escuela y la de cada docente, es necesario conocer con detalles el calendario escolar. Obviamente, tanto los directivos como los docentes, tienen información y experiencia suficiente como para tener una idea bastante aproximada del calendario, de cuáles serán los días feriados, de cuáles serán los días no feriados que, por tradición, se asumen como libres en el año escolar, cuántos son los días que el CNE toma las escuelas cuando hay elecciones, cuándo comienza y termina cada lapso, cuándo son los días de planificación, los cierres de proyectos de aprendizaje, las evaluaciones, las entregas de informes, los consejos docentes y las reuniones con los padres y representantes,

A las familias y a los estudiantes, les pasa lo mismo, aunque de forma gradual, dependiendo de la cantidad de tiempo que tengan asistiendo a la escuela. Eso sucede, a pesar de que con la aprobación de la Ley Orgánica de Educación, en agosto de 2009, se pasó de un calendario de 180 días a uno de 200 días de actividades escolares.

Sin embargo, como las normas que se desprenden y deberían complementar esta ley, no han sido promulgadas, las escuelas siguen tomando como referencia algunas pautas para la organización del año escolar de lo que establecía el Reglamento General de la LOE de 1980, mientras llega la versión anual del calendario elaborada por el MPP para la Educación.

Con la regulación específica en mora, se esperaría que la versión oficial del calendario, fuese conocida por el país, o al menos, por las escuelas, antes del inicio de clases, como se estilaba hace unos pocos años.

En su lugar, este año, tenemos las declaraciones del Presidente de la República, del 6 de este mes, afirmando que las clases se inician este 16 de septiembre como es tradición y las de la Ministro de Educación ratificando que la educación inicial y primaria inician este 16 de septiembre y la educación secundaria, el 1 de octubre de acuerdo a lo que se acostumbra en Venezuela. A ésto y con respecto al calendario, la Ministro aseguró que el año escolar tendrá 208 días de clases (seguramente quiso decir que son 208 días de actividades escolares, como reza en la LOE, que incluyen las actividades de planificación y administrativas que se realizan en las escuelas y que son tan importantes para el proceso de formación de los estudiantes, como las clases) y que el ministerio hará todo lo que esté a su alcance para que se cumplan.

Es importante señalar que hay que celebrar la intención de aprovechar al máximo los días disponibles en el calendario escolar por parte del ente rector del sistema educativo, porque ello va en beneficio del aprendizaje de los estudiantes que son los sujetos de derecho en este caso. No obstante, creemos que es importante:

1. Precisar los detalles del calendario para que los docentes y directivos puedan efectivamente ajustar sus programaciones anuales.

2. Incluir en el calendario, desde el inicio, los días que, por tradición y en efecto, no se tendrán actividades escolares y que hacen que los 208 días estimados por el Ministerio, bajen, al menos a 204.

3. Tomar previsiones para que en los siguientes años escolares, el calendario sea elaborado y distribuido en las escuelas mucho antes del inicio de las actividades escolares.

4. Elaborar, consultar y promulgar las normas específicas que se desprenden y acompañan a la LOE.

A continuación, y mientras el Ministerio presenta su versión oficial del calendario, como hicimos el año pasado, presentamos nuestra hipótesis de calendario para el año escolar 2013-2014

Los días sin actividades escolares corresponden a 101 días feriados que incluyen los fines de semana, las fiestas patrias que caen entre semana, los carnavales y la semana santa; 10 corresponden a días que son tomados como receso a pesar de no ser oficialmente feriados, uno de ellos es el día del maestro que se celebra el 15 de enero y que tradicionalmente se da libre en las escuelas, los otros son los días de las vacaciones de diciembre que no son oficialmente feriados y los tres primeros días de Semana Santa que también, por tradición, son libres para las escuelas; y finalmente los 4 días correspondientes al proceso electoral que se celebrará este 8 de diciembre (en las últimas elecciones las escuelas se han tomado con 3 o 4 días de anticipación al fin de semana en el que se celebran las elecciones, este año, de acuerdo al calendario electoral que está en la página del CNE, en este enlace, la distribución del material electoral a las escuelas se inicia el 4 de diciembre, por lo que se asumen los días 4, 5, 6 y 9, como los días que el Plan República tomará las escuelas y por tanto, se suspenderán las clases)

Por su parte, los 204 días restantes, quedarían distribuidos en 155 días de clases, 9 días de planificación mensual, 15 días de cierre de proyectos de aprendizaje, 14 días de elaboración de informes pedagógicos, 9 días de consejos docentes y entrega de informes y 2 días para la realización de los actos de fin de año escolar.

A continuación vemos la distribución sobre un calendario:

Esperamos que entre los anuncios y «sorpresas» que el Ministerio ha anunciado que se harán mañana, esté la entrega a las escuelas de la versión oficial del calendario con los ajustes pertinentes y que ya que tenemos la información electoral desde el inicio del año, no nos agarre desprevenidos la toma de las escuelas por parte del Plan República y por orden del CNE como sucedió el año pasado, ni sacrifique días de clase que, a independientemente de la flexibilidad del currículo, son vitales para el aprendizaje de los estudiantes.

Recordemos, de mano del propio Ministerio, lo que sucedió el año pasado:

Por cierto, algunas especulaciones se han hecho sobre los anuncios que se harán mañana, incluyendo algunos relativos a cambios curriculares. Nosotros, honestamente, esperamos que no incluyan cambios curriculares, porque ello dejaría a los docentes sin tiempo para investigar y planificar nuevas actividades y al Ministerio y demás instancias con responsabilidad en la administración de las escuelas, con una agenda muy apretada para acompañar y garantizar la formación adicional que requerirían los docentes para instrumentar un cambio de contenidos o de estrategias en el nuevo año escolar.

A modo de corolario:  

(como hemos seguido recibiendo materiales de las escuelas, enviados por el MPP para la Educación, para organizar la programación del inicio del año escolar, modificaremos el orden de esta sección final de esta entrada)

La organización de la Fiesta Escolar para el Vivir Viviendo tiene una metodología y una programación producida por el MPP para la Educación y enviada a las escuelas a través de las Zonas Educativas y la red de supervisores.

Hasta el momento, nos han llegado 4 materiales referidos exclusivamente a la programación (hay otros materiales sobre otras dimensiones de la gestión escolar que compartiremos posteriormente en una publicación especial)

1. La metodología para construir la programación de la Fiesta Escolar para el Vivir Viviendo: Este material nos llegó a través de escuelas de dos zonas educativas y consiste en una presentación con pautas sobre el procedimiento a seguir para el diseño de la programación. Esta, que publicamos esta mañana, se encuentra en este enlace:  Metodología General para el Regreso a Clases 2013-2014

A continuación se presenta una de las láminas del material que recoge los propósitos generales de esta programación.

Lámina del material del Ministerio
Lámina del material del Ministerio

2. La Programación de la Fiesta Escolar para el Vivir Viviendo para los Niveles de Educación Inicial, Educación Primaria y las Modalidades del Subsistema de Educación Básica: Este material nos llegó a través de escuelas de una Zona Educativa y contiene la descripción de las actividades que se deben realizar en las escuelas, en la semana del 16 al 20 de septiembre. Este material se puede bajar del siguiente enlace: Programación para Inicial, Primaria y Modalidades

3. El Sistema de Trabajo en Conjunto Fiesta Escolar 2013-2014 de la Zona Educativa del Estado Nueva Esparta: Este material lo publicamos ayer y contiene la versión elaborada por la Zona Educativa de ese Estado, para orientar la realización de las actividades de inicio del año escolar en sus escuelas. El texto y los enlaces con los que publicamos este material ayer, son los siguientes:

«Como parte de la información que ha llegado a las escuelas a través de la red de supervisores, durante la semana pasada, está la propuesta de calendario de actividades para la Fiesta Escolar para el Vivir Viviendo -ésta se organiza en las escuelas desde el año 2011, como aclaró recientemente la ministro en una entrevista en televisión que pueden ver al final de este texto- En la Zona Educativa de Nueva Esparta fue diseñada de con pautas por día de la semana. A modo de ejemplo, a continuación se presenta la propuesta para el día martes:

La propuesta completa la pueden ver bajándola del siguiente enlace: Sistema de Trabajo en Conjunto Fiesta Escolar 2013»

4. La Programación de la Fiesta Escolar para el Vivir Viviendo para el Nivel de Educación Media del Subsistema de Educación Básica: Este material, como el anterior, nos llegó a través de escuelas de una Zona Educativa y contiene la descripción de las actividades que se deben realizar en las escuelas donde se ofrece educación media, en la primera semana de actividades, esto es desde el martes 1 al viernes 4 de octubre. Este material se puede bajar del siguiente enlace: Programación para Educación Media

Más allá de las apreciaciones que se puedan tener sobre el contenido de esta programación, afortunadamente, para las escuelas que ofrecen educación media, esta programación está llegando con alguna anticipación, lo que permitirá que sus directivos y docentes puedan organizar las actividades con tiempo, cosa que, lamentablemente no sucedió con las escuelas que ofrecen educación inicial, primaria y las diversas modalidades de educación básica que las recibieron en estos días, con el inicio del año escolar encima.

Finalmente, y para cerrar les dejamos con algunos enlaces con las noticias que recogieron las declaraciones de la ministro sobre el calendario y el inicio del año escolar, y el fragmento de la entrevista a la ministro, que mencionamos arriba:

Ministra de Educación: Calendario escolar está programado para 208 días de clases

Calendario escolar fue programado para 208 días de clases

Prorrogan calendario escolar por ocho días

208 días de clases tendrán los chamos

 

 

¿Autonomía + Participación = Resolución 058?

El pasado miércoles 2 de enero de 2013, Gustavo Méndez, periodista que cubre la fuente de educación de El Universal, hizo una reseña sobre el estatus del debate que, a través de los medios de comunicación, se sostiene sobre la Resolución 58 publicada en Gaceta Oficial el 16 de octubre de 2012.

En su reseña se pueden encontrar las ideas que, desde diversas posiciones se han expuesto a favor y en contra del contenido de la resolución. (Para quiénes no tuvieron la oportunidad de leerlo, aquí pueden encontrar el artículo de Méndez).

Como todos sabemos, a esta altura, la resolución tiene problemas para su instrumentación, dados los vacíos y omisiones que han sido identificados y reportados por casi todos actores que han hecho declaraciones al respecto, desde los más críticos a la resolución, hasta los que están más de acuerdo y resaltan sus virtudes. A modo de ejemplo, citamos, además de la reseña de Méndez, un artículo de opinión, publicado también en El Universal, en el que Pablo Fernández explica lo que considera son las virtudes de dicha resolución, iniciando por reconocer que «la resolución es perfectible y que hay algunas lagunas procedimentales en ella que se deberán corregir«. (El artículo completo pueden verlo aquí).

Por nuestra parte, el 25 de octubre, en este mismo espacio, hicimos unas primeras observaciones sobre el contenido de la Resolución 58 y su relación con la garantía del derecho a la educación. No obstante, aprovechando algunos de los elementos reseñados por Méndez en su artículo, creemos necesario promover que se replantee la discusión de fondo con respecto a la pertinencia y alcances de este instrumento normativo. La discusión de fondo es la que puede ayudar al país a tomar una posición consensuada sobre los términos en los que debe reformarse esta resolución.

Democratizar la educación

De acuerdo a las fuentes oficiales, el propósito de la Resolución 58 es la democratización de la educación.

Cuando este término, «democratizar la educación«, comenzó a utilizarse, estaba referido a la necesidad de ampliar el acceso al sistema educativo para lograr la participación de la mayor cantidad de personas posibles, especialmente el sistema formal y de carácter obligatorio. Democratizar la educación, entonces, se refería a universalizar, a ofrecer educación para todos y en ese sentido era sinónimo de inclusión y en Venezuela estuvo asociado, en sus inicios a la política de masificación de la educación. Por cierto, en ese momento se hablaba de una educación igual para todos y por ende, una educación oficial y preferiblemente brindada por el Estado.

Si embargo, cuando hablamos hoy de «democratizar la educación» hacemos referencia a un proceso más complejo porque, en estos tiempos, entendemos varias cosas de forma diferente.

Entendemos, en primer lugar, que no existe real inclusión sin que se garantice éxito en el proceso educativo, es decir, ya la inclusión no se mide en función de la cantidad de cupos que se ofrecen con respecto a la población en edad de cursar cada uno de los niveles educativos formales, sino que se toma en cuenta también la capacidad del sistema para garantizar que los estudiantes se mantengan en el sistema, que se garantice su prosecución y el logro de los aprendizajes y competencias que se presume deben ser desarrollados en cada nivel y etapa del proceso educativo.

En segundo lugar, entendemos que el conocimiento no se transmite sino que se construye, por lo que las relaciones y los roles en los espacios de enseñanza, deben sufrir modificaciones importantes con relación a las existentes en las últimas décadas.

Y en tercer lugar, por mencionar algunos de los supuestos que han variado desde entonces, entendemos que las personas aprenden de forma diferente y para contextos distintos, por lo que lo que sucede diariamente en cada escuela y en cada aula, puede o debe variar de acuerdo al contexto socio-cultural en el que se localice la escuela, de acuerdo a las necesidades y expectativas de los estudiantes y sus entornos familiares y de acuerdo a las características de aprendizaje que tenga cada grupo de estudiantes.

Partiendo de, al menos y por el momento, estos supuestos, es obvio que lo que debemos entender por «democratizar la educación«, es algo muy diferente a ampliar el acceso al sistema.

Democratizar la educación significaría, entre otras cosas, lograr una educación de calidad para todos y para cada una de las personas que participen en el sistema educativo -una educación de calidad entendiendo que el que sea de calidad es sinónimo de una educación eficaz, es decir que logre los objetivos que se propone, entre los que uno de los más importantes es el éxito de todos los que en el sistema participan.

Democratizar la educación también significaría, un cambio en las reglas de juego en los procesos de enseñanza con énfasis en el protagonismo de los estudiantes en su proceso de aprendizaje.

Y democratizar implicaría a su vez, un cambio en la distribución del poder de decisión, en cuanto al diseño curricular y su instrumentación, poniendo énfasis en la construcción de procesos de enseñanza a la medida de las escuelas y los estudiantes. Esta re-distribución del poder de toma de decisiones se daría sobre los contenidos y programas, en diversos niveles y de distintas formas, dependiendo del modelo y los niveles de autonomía que se quieran adoptar y permitiría la adecuación del proceso de enseñanza al contexto en el que se desarrolle y a las características de los estudiantes y sus familias.

Desde este punto de vista, si la Resolución 58 tiene como propósito democratizar la educación, requiere antes de instrumentarse, aclarar algunos elementos del contexto normativo en el que se inscribe, para poder afinar la estructura y procedimientos de la organización que plantea para las escuelas, y que, como es evidente, con base a las que se deberá modificar el texto vigente.

Y aunque no parezca evidente y existan instrumentos normativos de reciente data, como la Constitución y la Ley Orgánica de Educación que debería establecer claramente este contexto, hay aspectos no resueltos que no permiten establecer con claridad las características del contexto que determinarían el contenido específico de la resolución y otros que se plantean como contradicciones entre varios de los instrumentos normativos que deben determinar las características de este contexto. Adicionalmente, estos aspectos no resueltos y las contradicciones entre instrumentos, son producto, a la vez que reflejan, visiones encontradas sobre la educación y su función en la sociedad, que se encuentran presentes en Venezuela actualmente.

Como desarrollarlos todos, sería muy extenso en este espacio, mencionaremos un par de ellos, un par de importancia capital para la definición del contexto.

1. Educar ¿para qué?

De acuerdo a las declaraciones de la Ministro de Educación, los Consejos Escolares  mediante la Resolución 58, buscan «la formación para la nueva ciudadanía, para la participación protagónica y la democracia profunda«. Sin embargo, este es uno de los primeros puntos en los que se observa tanto un desacuerdo a nivel social, como discrepancias entre los instrumentos normativos y de política pública que determinan el contexto para la aplicación de dicha resolución.

En este caso, es importante que se defina, por ejemplo, qué es lo que se entiende como nueva ciudadanía, si se trata de una ciudadanía como la dibuja la Constitución vigente, o si se perfila como se dibuja en el Plan Nacional Simón Bolívar, porque de acuerdo a la Constitución, Venezuela es un país políticamente pluralista y su educación, tal como reza su artículo 102, debe respetar todas las corrientes de pensamiento, mientras que el Plan Nacional Simón Bolívar, al que se refieren tanto la LOE como la Resolución 58 a la hora de plantear el desarrollo de algunos de sus aspectos, habla de una sociedad «socialista», lo que se traduce en una elección por un marco ideológico específico que, en última instancia, eliminaría tanto el pluralismo político como rasgo de la sociedad, como el respeto a todas las corrientes del pensamiento, en el proceso educativo.

Pero también es menester que se defina lo que se entiende como una «democracia profunda» porque de ello dependerá el tipo de decisiones que se tomarían en cada una de las instancias de la organización escolar, así como los participantes y los mecanismos de decisión que se establezcan. Y más allá de la dimensión política de la educación, el propósito de la misma, en términos de las características del ciudadano que se quiere formar en todas las dimensiones del ser y del conocimiento, van a determinar quién decide qué y cómo se decide, en cuanto al currículo, los programas de estudio, los proyectos, las estrategias de enseñanza y los contenidos.

De hecho, responder de forma socialmente concertada a la pregunta «educación ¿para qué?» determina, por una parte, la amplitud y el contenido de la educación obligatoria para una sociedad, así como, la naturaleza y dimensiones que tendrá la autonomía de las organizaciones y de los educadores para la definición de los diversos niveles de desarrollo del currículo vigente.

2. Participación y autonomía

Por otra parte y de forma complementaria, dado que ahora entendemos que la educación debe responder al contexto en el que se desarrolla y a las características de los estudiantes y sus familias, pero además, dadas las nuevas reglas del juego que implica asumir el protagonismo de los estudiantes en la construcción de conocimientos y en su proceso de aprendizaje, se hace evidente que se requieren nuevos mecanismos para garantizar la participación de los estudiantes y sus familiares, así como de los miembros de la comunidad educativa de las escuelas, en la toma de decisiones sobre algunos aspectos de la gestión escolar que antes estaban reservados al Ministerio de Educación, a los entes de administración del sistema educativo descentralizados y a los directivos de los planteles.

Para algunos de estos aspectos, ya existen antecedentes en el texto de la derogada Resolución 751, pero otros no han sido desarrollados previamente en ningún instrumento normativo, incluyendo los marcos curriculares vigentes.

Sin embargo, para tener real claridad a la hora de desarrollar dichos mecanismos, es importante revisar el contexto en el que los mismos deben desarrollarse, ya que, algunos elementos de la Resolución 58 parecieran querer apuntar a su instrumentación en escuelas que gozan de cierto grado de autonomía para la toma de decisiones y en el que los maestros y profesores tienen también un grado de autonomía suficiente para responder a las peculiaridades del grupo de estudiantes con el que le corresponda trabajar, pero dicha autonomía no está claramente establecida en la LOE, ni cuenta con la asignación de recursos necesarios para que pueda instrumentarse de forma óptima en cada una de las escuelas.

En este tema, también, las diversas posiciones expuestas hasta el momento, ante la opinión pública, reflejan puntos de vista encontrados que deben ser debatidos para poder construir un consenso que haga factible determinar, por una parte, los niveles y características de la autonomía de las escuelas y los maestros, tanto para la gestión pedagógica, como para la gestión escolar en general, y por la otra los niveles de  participación y ámbitos de incidencia de los diversos actores en la toma de decisiones para estas dos dimensiones de gestión.

Como se desprende de la discusión que se ha reflejado en la opinión pública, a través de los medios de comunicación, no existen consensos sociales en aspectos básicos y centrales que determinan el contexto de aplicación de la Resolución 58 y, por tanto, se hace necesario apuntar a su debate y construcción para poder dar un marco institucional más claro, que tendrá como obvia consecuencia una nueva redacción de esta resolución.