Observatorio Educativo de Venezuela

Monitoreando el cumplimiento del Derecho a la Educación en Venezuela

Archivar en la categoría “Carrera Docente”

Día Mundial de los Docentes


En próximo lunes 5 de octubre, se conmemora el Día Mundial de los Docentes. Este día se celebra todos los años, desde 1994, para recordar que en 1966, como conclusión de una Conferencia Intergubernamental Especial sobre la Situación del Personal Docente, se firmó un acuerdo entre la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la UNESCO.

Este acuerdo forma parte de una serie de instrumentos jurídicos, relacionados a educación. Hasta el momento son 21 y cubren diversos aspectos, desde la convalidación de los títulos, hasta el tipo de formación que se puede desarrollar. A continuación tienen las denominaciones de los instrumentos y sus fechas. En el enlace que está en la nota señalada en fuente del cuadro, pueden verlos y conocer el contenido de cada uno de ellos.

Instrumentos2

Fuente: Elaboración propia con información del portal de la UNESCO (1)

El acuerdo de 1966 estuvo sustentado en el reconocimiento del derecho a la educación, y las consecuentes obligaciones de los Estados que se derivan del mismo, así como de lo esencial que es el personal docente en el proceso educativo; y tomó en consideración, por una parte la diversidad de situaciones y legislaciones de los países; por la otra, todas las disposiciones existentes en los convenios internacionales, vigentes al momento, que se podían aplicar a este personal; así como las recomendaciones sobre formación y situación del personal docente que se incluyeron en los acuerdos de la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura Conferencia Internacional de 1962.

Tenía como propósito generar un marco de recomendaciones que pudieran completar las normas existentes hasta el momento con miras a apoyar el desarrollo y la ampliación de cobertura de la educación general y de la técnica y profesional, a asegurar que el personal docente tuviera una condición acorde a su rol e importancia en el proceso educativo, y también, a poner remedio a la escasez de docentes en los sistemas educativos que se había identificado como un problema importante en ese momento.

En este punto, es relevante señalar que en 1966 era una preocupación en muchos países la falta de docentes en cantidad y con la formación requerida, para atender a la demanda creciente del sistema educativo, en muchos países. Ese que era un problema para Venezuela en ese momento, se plantea como un grave problema, en la actualidad, especialmente en el marco de la emergencia humanitaria que atraviesa el país desde mucho antes de que surgiera la pandemia del COVID19.

Por la fecha y las condiciones en las que se encuentra la carrera docente, en este momento en Venezuela, queremos llamar la atención sobre algunos aspectos específicos del acuerdo de 1966, que a pesar de estar contenidos y haber sido desarrollados, total o parcialmente, en diversos instrumentos normativos, como la Ley Orgánica de Educación de 1980 y su reglamento, el Reglamento del Ejercicio de la Profesión Docente de 1991, la Constitución de 1999 y la Ley Orgánica de Educación del 2009, así como en algunas cláusulas de las contrataciones colectivas, hoy se encuentran en desuso, altamente cuestionados o sustituidos, de hecho, por prácticas que los anulan o los contradicen, constituyendo un importante retroceso por la desinstitucionalización de la carrera docente.

El texto del acuerdo está estructurado en 13 secciones y 146 párrafos. Lo pueden leer completo en este enlace.

De la sección que contiene los “principios generales”, es importante resaltar que el acuerdo plantea la importancia de reconocer que “el progreso de la educación depende en gran parte de la formación y de la competencia del profesorado, así como de las cualidades humanas, pedagógicas y profesionales de cada educador” (2), por lo que la situación (3) del personal docente debería garantizar que los educadores gocen del respeto público y de las condiciones de trabajo que les permita entregarse plenamente a sus tareas y que correspondan a la importancia de su rol en el proceso educativo, pero adicionalmente, que tengan formación sólida desarrollada “mediante estudios rigurosos y continuos”, así como un sentido de responsabilidad personal y colectiva, acorde a su rol. (4)

Por otra parte, se ratifica que ni la formación ni las condiciones de empleo de los docentes, pueden estar sujetas a algún tipo de discriminación.(5) Este es un punto de crucial importancia, en este momento, en Venezuela, debido a que los programas de formación docente, en las instituciones promovidas y administradas desde el Estado, establecen que la formación debe estar dirigida al desarrollo de profesionales afines a una corriente de pensamiento. (6)

Los principios generales también hacen mención específica al rol que deben jugar las organizaciones que agrupan al personal docente, especificando que las mismas deberían participar en la elaboración de la política relativa a la profesión docente. (7) En este aspecto, es importante mencionar, la exclusión de buena parte de las organizaciones gremiales, que se ha hecho evidente en los últimos años, en los procesos de discusión y definición de proyectos y acciones específicas, incluyendo los que se han desarrollado en el marco de la respuesta a la pandemia.

Un aspecto complementario a lo especificado en ese principio, está contenido en el párrafo 10, ordinal k, en la que se establece, como deseable una “estrecha” cooperación, entre las autoridades del sector y las organizaciones docentes, de padres, las instituciones de enseñanza y las de investigación al momento de definir la política relativa a la profesión docente y sus objetivos específicos.

En cuanto a la planificación, además de la incorporación de los actores en su diseño, es importante mencionar que el acuerdo, en el mismo párrafo, establece, como aspecto a incluir la atención planificada a la demanda de docentes, esto significa que el sistema debe conocer las necesidades presentes, y estimar las futuras, para promover procesos de incorporación y de actualización que garanticen contar con docentes suficientes, plenamente capacitados y calificados.

La sección quinta del acuerdo, que está desarrollada en 20 párrafos, establece lineamientos sobre la capacitación tanto para ingresar a los cursos de formación docente, como para el desarrollo de los mismos. Entre ellos, es importante resaltar:

Que se requiere por una parte, tener una oferta de formación con cupos suficientes, para la cantidad de docentes que el sistema requerirá formar, pero además que el proceso de formación debe ser atractivo; y por la otra, que los requisitos de ingreso a los programas de formación, garanticen que los aspirantes tengan una formación previa completa, y las cualidades personales que se esperan de los docentes durante su ejercicio.

Esta oferta debería desarrollarse en instituciones de nivel universitario, con profesores altamente calificados, entre los que se aspira a que los que desarrollen formación pedagógica, tengan experiencia en enseñanza escolar y que puedan renovar su experiencia con prácticas periódicas en escuelas. Esta disposición es especialmente interesante, porque significa que quienes ejerzan como profesores universitarios, en asignaturas de pedagogía, deben haber sido docentes en inicial, primaria o secundaria previamente, pero además, deberían renovar su experiencia en las aulas, con su regreso periódico a la enseñanza en educación básica, lo que les permitiría estar mucho más actualizados, porque podrían en práctica, permanentemente, lo que tratan de enseñar en la universidad.

En cuanto al perfil, se establece que se debería procurar la formación de docentes con cualidades morales, intelectuales y físicas adecuadas para el ejercicio profesional, pero también con los conocimientos y las competencias requeridas. Específicamente las cláusulas 19 y 20, señalan: “la formación del personal docente debería consistir en desarrollar sus conocimientos generales y su cultura personal; su aptitud para enseñar y educar, su comprensión de los principios fundamentales para el establecimiento de buenas relaciones humanas dentro y más allá de las fronteras nacionales; la conciencia del deber que le incumbe de contribuir, tanto por medio de la enseñanza como con el ejemplo, al progreso social, cultural y económico”, por lo que los programas deberían contener: “a) Estudios generales; b) Estudio de los elementos fundamentales de filosofía, de psicología y de sociología aplicados a la educación, así como estudio de la teoría y la historia de la educación, de la educación comparada, la pedagogía experimental, la administración escolar y los métodos de enseñanza de las distintas disciplinas; c) Estudios relativos a la disciplina en la que el futuro docente tiene intención de ejercer su carrera; d) Práctica de la docencia y de las actividades para escolares, bajo la dirección de profesores plenamente calificados”.

En cuanto a la contratación y el desarrollo de la carrera profesional, muchas de las sugerencias expresadas en el capítulo 7, fueron recogidas y desarrolladas, en su momento, en el Reglamento del Ejercicio de la Profesión Docente, instrumento normativo vigente, que actualmente se desconoce de hecho, para todo lo relativo al ingreso, y ascenso en la carrera, especialmente en aspectos como las condiciones para el ejercicio de cargos de responsabilidad como los de dirección escolar y los de supervisión, así como los criterios para la designación en los mismos que deberían ser estrictamente profesionales, y no por afinidad política, como sucede actualmente, en Venezuela.

En términos de condiciones laborales, el acuerdo establece, por una parte las que deben garantizarse para que los docentes puedan realizar una enseñanza eficaz y por la otra, las contractuales relativas a los ingresos y beneficios sociales.

Con respecto a las primeras, se mencionan desde la cantidad de estudiantes por docente, incluyendo contar con personal auxiliar, para garantizar que la atención sea lo más personalizada posible; pasando por la cantidad de horas de dedicación, que consideren el volumen total de trabajo incluyendo la investigación, su formación y actualización, las horas de preparación, planificación y evaluación; así como, por la dotación de materiales pedagógicos adecuados e innovadores –para los docentes y los estudiantes-, promoviendo la investigación para garantizar su manejo y aprovechamiento; y obviamente, el estado y la calidad de la infraestructura y equipamiento escolar, con espacios que permitan el desarrollo de actividades escolares y extraescolares, en los que se garantice la seguridad y la salud tanto de estudiantes como de docentes. Todas éstas son condiciones inexistentes hoy en el sistema educativo venezolano, para la mayoría de las escuelas y de los profesionales de la educación.

En ese ámbito también se especifican una serie de disposiciones especiales sobre condiciones a garantizar para profesionales que ejerzan en las zonas rurales o aisladas. En ese caso, las sugerencias incluyen que el Estado asuma la responsabilidad de dotar de una vivienda adecuada para el docente y su familia, que se asuman los costos de mudanza y de traslados, así como una compensación en prestaciones especiales, por el ejercicio en condiciones de vida especialmente difíciles.

En términos de las condiciones relativas a los ingresos y beneficios sociales, la premisa del acuerdo es que los profesionales de la educación deben tener una remuneración acorde con la importancia del rol que cumplen en la sociedad, por lo que debe asegurar un nivel de vida satisfactorio tanto para el docente como para su familia, así como disponer de recursos suficientes para desarrollar otras actividades, tanto de perfeccionamiento profesional, como culturales. En cuanto a la seguridad social, se establece como condición general que todo profesional de la educación, debe contar con protección.

Finalmente, el acuerdo establece una serie de recomendaciones aplicables a los sistemas en los que no hay personal docente suficiente. La premisa de partida es que un sistema con escasez de personal se considera en crisis, por lo que se pueden aplicar medidas excepcionales que no deroguen o modifiquen las normas vigentes en el país y que éstas deben evitar la constitución y permanencia de grupos numerosos de estudiantes, porque resultarían incompatibles con el proceso de calidad y perjudiciales para los estudiantes.

En su lugar se sugiere la creación de programas intensivos y de urgencia, pero que garanticen la formación de personal que sea competente para el proceso de enseñanza. En esos programas se plantea la necesidad de que los procesos de admisión sean tan o más exigentes que los de los programas de formación regulares y que deberían contar con facilidades económicas para que esos profesores puedan complementar su formación una vez que se encuentren en ejercicio. Adicionalmente, se sugiere que el personal mientras no esté completamente calificado, debe estar dirigido y “estrechamente controlado” por educadores que tengan plena calificación.(8)

Lamentablemente, en el 2020, 54 años después de firmado el acuerdo, muchas de las recomendaciones contenidas en el acuerdo son nuevamente aplicables y necesarias en Venezuela. Por lo que preguntamos a las instancias del Estado con responsabilidad sobre la garantía del derecho a la educación:

¿si desde 1966 se sabe que el docente es un elemento clave para garantizar educación de calidad, y en Venezuela se habían logrado avances significativos en la institucionalización de la carrera docente, cuáles son las políticas públicas y las medidas específicas para reconstruir tanto la carrera como la planta docente del sistema de educación básica, con profesionales de la educación altamente calificados?

¿Cómo se van a restaurar los canales y mecanismos de participación de las organizaciones que agrupan a los docentes en las decisiones que correspondientes?

¿Cómo se van a eliminar los mecanismos de discriminación tanto para el ingreso y ascenso en la carrera, como los relacionados con los programas de formación asociados a tendencias políticas específicas?

¿Cuáles son las estrategias de acompañamiento y evaluación que garantizarán el mejoramiento profesional de los docentes en ejercicio, así como la calidad de la educación para los estudiantes?

¿Cuáles serán los planes extraordinarios para garantizar la formación e incorporación de profesionales al ejercicio de la docencia, en todas las zonas y escuelas en las que se requieren actualmente, producto de la migración y el cambio de actividad?

¿Cómo se van a garantizar tanto las condiciones socioeconómicas y de seguridad social para los docentes, como las de trabajo en las escuelas, -incluyendo las especiales para aquellos que ejercen en contextos rurales o aislados-, así como la calidad y pertinencia en los programas de formación docente en todas variantes?

¿Dónde está la planificación a corto, mediano y largo plazo, con los cálculos y los recursos presupuestarios, que garanticen la instrumentación de los cambios requeridos en el sistema?

A los actores no gubernamentales del sistema educativo, ¿Cómo se plantean la reconstrucción y reinstitucionalización de la carrera docente, incluyendo la evaluación y los programas de formación que garanticen calidad en el ejercicio?

Unos datos complementarios

Para hacer seguimiento a la instrumentación de las recomendaciones contenidas en el acuerdo de 1966, así como al que posteriormente se aprobaría, en 1997, sobre las condiciones del personal docente universitario, se creó el Comité de Expertos sobre la Aplicación de las Recomendaciones relativas al Personal Docente (CEART). Este fue creado conjuntamente por la OIT y la UNESCO.

El CEART está compuesto por 12 expertos en educación, enseñanza y trabajo de todo el mundo, y tiene como propósito examinar las tendencias en educación, así como, la aplicación de las recomendaciones contenidas en ambos acuerdos, por parte de los países. También evalúa y formula recomendaciones, sobre casos presentados por las organizaciones de docentes, relacionadas con el incumplimiento de los principios contenidos en los acuerdos.

Desde su creación ha realizado 13 reuniones. La última se celebró en el 2018. En este enlace de la página de la OIT, pueden encontrar todos los informes presentados hasta el momento.

De forma complementaria, desde la UNESCO se promueven proyectos en los que se aborda el diseño de políticas para desarrollar las capacidades de los sistemas educativos, en los países, que permitan aumentar la calidad de la enseñanza y del aprendizaje. Es así como, a partir de la creación de un Equipo Especial Docente, en el marco del programa de Educación para todos, se realizan reuniones anuales de la UNESCO, los Estados Miembros y los asociados internacionales, en el marco del denominado Foro Internacional de Diálogo sobre Políticas.

Este Foro Internacional surgió a partir de una serie de iniciativas, que se originaron como parte del seguimiento a los objetivos del Programa de Educación Para Todos iniciada en el Foro Mundial de Dakar (2000). En Dakar, se hizo evidente que la incorporación de los niños a la educación primaria, había crecido mucho más rápidamente que la contratación del personal docente para poder garantizar su debida formación, lo que convirtió la escasez de docentes en un tema de atención del Programa, y en el 2008, la Declaración de Oslo incluyó un llamado a los gobiernos para que establecieran necesidades de corto y mediano plazo de contratación y formación docente, así como la creación de un Equipo Especial Docente (TTF).

Este equipo ha estado enfocado en promover el intercambio de conocimientos y el diálogo, así como, en divulgar información, para apoyar a los países en el diseño, e instrumentación, incluyendo la recopilación y utilización de datos, de políticas relacionadas con los docentes. Actualmente, cuenta con un Plan Estratégico para el período 2018-2021 y porque el mismo están centrado en el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 4, se cambió su denominación oficial a «Equipo Especial internacional sobre docentes para Educación 2030»

De acuerdo a la información contenida en su página web, el desarrollo de su trabajo, siguió esta trayectoria:

Trayectoria TTF

Fuente: Captura de pantalla de la página web del TTF.

Este Equipo Especial (TTF) incluye entre sus miembros a gobiernos, organismos internacionales bilaterales y multilaterales, organizaciones intergubernamentales, organizaciones internacionales no gubernamentales, organizaciones de la sociedad civil, organizaciones que representan a docentes y organizaciones y fundaciones mundiales del sector privado. Estos se reúnen anualmente para evaluar el progreso en la realización de sus planes y actividades.

De acuerdo a la información suministrada en su portal, actualmente, tiene 143 miembros. Venezuela aparece como país miembro, pero no hay ninguna referencia sobre la naturaleza y frecuencia de su participación en las actividades del TTF.

Buscando información sobre la participación de Venezuela en esta instancia, solo se pudo encontrar mencionada en el listado de participantes. También apareció una mención en un documento de los disponibles en su “centro de conocimientos”, que es una base de datos documental.

Búsqueda de Venezuela

Fuente: Captura de pantalla de la página web del TTF.

Como el documento, en el que se menciona información sobre Venezuela, es un estudio, se trató de precisar la fuente de la información incluida, así como el tipo de datos suministrados y analizados. En las 182 páginas del documento, Venezuela fue mencionada 28 veces.

La información sobre Venezuela, incorporada en este estudio, fue suministrada por las autoridades del país, en respuesta a una encuesta elaborada por el equipo responsable de la investigación, cuyos resultados, son reseñados en la bibliografía como contenidos en “Venezuela. (2015). Encuesta sobre políticas para la formación y desarrollo profesional de docentes en educación para la primera infancia en Centro América. Documento de Trabajo preparado para el Proyecto Estratégico Regional sobre Docentes para América Latina y el Caribe de OREALC/UNESCO.” Sin embargo, como documento, no se encuentra disponible para su consulta.

Publicacion UNESCO Educación Inicial

Si quieren bajar y leer el documento, pueden usar el enlace que está en la nota 9.

Entre los datos de interés presentados por el informe, cabe resaltar que el Estado venezolano dijo que el 62% de los docentes de educación inicial, están en zonas urbanas y el 38% trabajan en zonas rurales. Este dato implica que, siguiendo las recomendaciones del acuerdo de 1966, sobre ese 38% de los maestros de educación inicial, debería existir un estudio minucioso que permita conocer sus condiciones de vida y el nivel de aislamiento de la zona en la que presta su servicio, para poder apoyarlos con las condiciones de vida y de trabajo adecuadas.

Un segundo dato que vale la pena resaltar, es que entre los docentes que trabajan en ese nivel, el Estado reporta que solo el 20% lo hace en instituciones oficiales y el 80% en instituciones privadas, lo que lleva a cuestionar el desarrollo de la política educativa que atiende la demanda en educación inicial, ya que, en toda educación básica, la proporción de escuelas por dependencia, es prácticamente inversa.

En cuanto al tipo de formación que se exige en Venezuela para el ejercicio docente en educación inicial, la información suministrada incluye todas las opciones, desde las propiamente universitarias, hasta las técnicas. Sin embargo, cuando habla de la duración de los estudios, se refiere a 5 años, cuando lo correcto debería haber sido decir que el tiempo de duración varía entre 3 y 5 años, dependiendo tanto de la titulación como del tipo de institución en el que ésta se realiza.

Sobre el proceso de formación, la data suministrada incluye tanto la tradicional, como la creada a partir de la lógica de la instrumentación de las misiones ya que menciona a los “congresos pedagógicos y colectivos de formación”, como parte de la formación continua. Sin embargo, no se hace mención a la calidad y completitud de dicha formación, ni a los mecanismos de evaluación asociados a ese tipo de eventos.

Con respecto al proceso de evaluación del desempeño docente, el documento afirma que en Venezuela ese proceso está asociado a la lógica de incentivos, que se traducen en titularidad,  ascenso y de bonos, especificando que la evaluación se hace con observación en aula.

Para este lunes, muchas organizaciones gremiales han anunciado jornadas de protesta con motivo de la conmemoración del Día Mundial de los Docentes.

De igual manera, las organizaciones internacionales vinculadas a esta conmemoración desarrollarán sus actividades y campañas informativas. Si quieren ver la información sobre el tema y los materiales par la conmemoración de este año, pueden seguir este enlace.

Notas:

(1) Sección con los instrumentos de Educación, en el portal de la UNESCO.

(2) Párrafo 4 del acuerdo.

(3) De acuerdo al párrafo 1.b, se entiende por “situación” “la posición social que se le reconoce, según el grado de consideración atribuido a la importancia de su función, así como a su competencia, y las condiciones de trabajo, la remuneración y demás prestaciones materiales que se le conceden en comparación con otras profesiones”.

(4) Párrafos de la 3 a la 6 y 8.

(5) Párrafo 7.

(6) En efecto, en la descripción de los denominados “Programas Nacionales de Formación (PNF)”, ofrecidos en la Misión Sucre, entre los que se encuentran 4 programas de formación docente, se especifica que los PNF “tienen la finalidad de transformar las áreas científico-humanísticas para concebir a la educación como una formación integral y liberadora, en la cual la formación técnico-científica debe estar acompañada con una sólida formación humanista, cultural, ambiental, critica, creadora, innovadora y socio-política. Donde los seres humanos no solo puedan auto desarrollarse sino que participen en el contexto de la nueva República Socialista que se quiere”. (Ver página web de la Misión Sucre)

(7) Párrafo 9.

(8) Párrafo 144.1

(9) En este enlace se puede bajar el estudio

 

.

Sin condiciones óptimas y sin calendario


Para nadie en Venezuela, es una novedad que no todos estudiantes asisten a la escuela desde el primer día del año escolar. Esto, que se debe a varios factores, se ha ido incrementando como práctica, en los últimos años, por el deterioro de las condiciones de vida en el país, que incluyen escuelas sin condiciones para el inicio y desarrollo de las actividades escolares.

Comencemos por los docentes

Sin embargo, lo que constituye una novedad, este año escolar, es suceda lo mismo con los profesionales de la docencia que, por las precarias condiciones laborales y de contratación, experimentan severas limitaciones para asistir cotidianamente a su trabajo, esta situación, para los que han decidido mantenerse ejerciendo en las escuelas, incluye la imposibilidad sufragar los costos del transporte.

No obstante, en numerosos casos, como ha sido reportado por diversos gremios y reconocido indirectamente por el ministerio (con la creación de un mecanismo para la incorporación de no profesionales de la docencia, al ejercicio, a través de un programa de formación), las dificultades los han llevado a abandonar el ejercicio de la docencia, dejando sin maestros y profesores muchas aulas en todo el territorio nacional.

Ante esta situación, los gremios docentes, comenzaron el año escolar, convocando una protesta el mismo 16 de septiembre, como todo el país pudo conocerlo directamente, o a través de los medios de comunicación y las redes sociales.

A una semana de esa protesta, ante la falta de respuesta del ente rector, los gremios docentes sostienen sus reclamos. Para que puedan conocer, directamente la exposición de motivos y la posición de los gremios, les dejamos, a continuación, dos declaraciones.

La primera, emitida el pasado 19 de septiembre, es la que corresponde a la Federación Nacional de Profesionales de la Docencia, Colegio de Profesores de Venezuela. (Pulsando en cada imagen pueden ver el texto en un tamaño legible)

Y la segunda corresponde a la Federación Unitaria del Magisterio de Venezuela, FETRAMAGISTERIO, emitida el pasado 20 de septiembre y en la que convocan a sus sindicatos filiales, así como a todas las Federaciones de la Coalición Sindical Nacional, a la realización de Plenos Zonales los días 24, 25 y 26 de septiembre, es decir, martes, miércoles y jueves, de esta semana, para debatir opciones de estrategia.

Si el ente rector, no toma decisiones que ayuden a resolver el problema de fondo que afecta a la profesión docente, esto es, la desarticulación y desprofesionalización de la carrera docente, y las precarias e inaceptables condiciones, tanto contractuales, como institucionales (estas son las condiciones en las que se desarrollan las actividades en las escuelas), honrando lo establecido en el artículo 104 de la Constitución, lo que incluye eliminar todo intento de injerencia partidista en la relación entre los docentes y el Estado y entre ellos, y los estudiantes; las condiciones para la realización del derecho a la educación de los estudiantes, cada vez serán más precarias, pero en este caso, por la imposibilidad de los profesionales de la docencia que quedan en ejercicio, de poder seguir asistiendo a las aulas. Recordemos que lo que dice la Constitución sobre la profesión docente:

Articulo 104

Es evidente que, por la magnitud del éxodo docente, por la migración y por el cambio de actividad productiva, y en el marco de la crisis humanitaria por la que atraviesa Venezuela, se requiere tomar medidas extraordinarias que pueden contemplar la incorporación de profesionales, no docentes, a las aulas, pero para ello, se deben tomar un par de medidas previas y garantizar que las medidas especiales tengan características tales, que permitan asegurar el buen desempeño de estas personas, mientras se transforman profesionalmente, en docentes.

Las medidas previas son:

  1. Honrar las condiciones contractuales de los profesionales de la docencia, establecidas en la convención colectiva vigente y mejorarlas con un acuerdo que permita a estos profesionales, enfrentar las consecuencias de la hiperinflación y las fallas en los servicios públicos, incluyendo el transporte, así como las dificultades para conseguir insumos para la alimentación, de forma que puedan tener una calidad de vida como la que requieren para la delicada labor que desempeñan, tal como lo establece el artículo 104, previamente citado.
  2. Ofrecer un acuerdo complementario al pago por la jubilación a todos los docentes que se encuentren jubilados en este momento, y que decidan reincorporarse temporalmente al ejercicio. Ese complemento, debe tener las mismas características que el ofrecido al docente, de forma que los jubilados que decidan reincorporarse, también puedan tener una calidad de vida como la que requieren para la delicada labor que desempeñarán.

Con la aplicación de estas dos medidas previas se garantizaría, en primer lugar, que los docentes que aún permanecen en ejercicio, tengan un nivel de calidad de vida que les permita ofrecer experiencias de aprendizaje de calidad a sus estudiantes; y en segundo lugar, que muchos de los docentes que se separaron de sus cargos, pero que no emigraron del país, vuelvan a las aulas, lo que junto con la reincorporación de docentes jubilados al ejercicio temporal, disminuiría notablemente, el déficit de docentes en las escuelas, pero la disminución estaría asociada al trabajo de profesionales con formación y experiencia, lo que también garantizaría experiencias de aprendizaje de calidad y disminuiría los riesgos y consecuencias de la improvisación en el sistema educativo.

Las medidas extraordinarias incluirían:

  1. El llamado y selección, mediante evaluación, de profesionales que quieran formarse y ejercer como docentes. La evaluación se enfocaría en las áreas o asignaturas que les correspondería enseñar, para garantizar que el que se postule, sepa lo que tiene que enseñar (que es una condición básica para poder ejercer la profesión docente).
  2. El desarrollo de un proceso de formación de la dimensión pedagógica o andragógica del ejercicio (dependiendo de si se incluye la atención a la formación de adultos en estas medidas), iniciando con énfasis en el nivel y etapa que le corresponderían enseñar. Este debería tener dos modalidades, una a dedicación exclusiva y una compartida con ejercicio en aula. Esta segunda solo se podría desarrollar, cuando los participantes, se encuentren en condiciones para el ejercicio durante su formación. Así mismo, el desarrollo de la formación debe hacerse de acuerdo al diseño de un programa de nivel universitario que permita obtener, al culminar el proceso, un título docente, tal como se establece en la legislación vigente y con los estándares que se derivan de la misma y de lo establecido en las Constitución.
  3. La elaboración de un sistema de evaluación que permita aprobar el pase de la formación en dedicación exclusiva a la formación con ejercicio en aula.
  4. El desarrollo de un sistema de acompañamiento y monitoreo que permita orientar el trabajo de los participantes, una vez que ingresen al ejercicio en las aulas.
  5. La conformación de una red de acompañamiento y supervisión que pueda incluir, monitoreo de actividades en aula, una vez que los participantes se encuentren haciendo formación en ejercicio y que permita instrumentar el sistema desarrollado para tal fin.
  6. El desarrollo y distribución de materiales de apoyo para los futuros docentes en ejercicio, que les permitan reforzar su proceso de formación, ya sea durante la fase de formación exclusiva, o durante la fase de formación con ejercicio en aula.

Como se puede apreciar, el que las medidas tengan carácter extraordinario, no significa que la formación sea improvisada, insuficiente o de baja calidad. De igual manera, ignorar la necesidad y posibilidad de instrumentar las medidas previas a las extraordinarias, solo tendrá como consecuencia que se incremente el déficit de docentes y que la planta docente nacional, en general, disminuya en calidad, debido a la necesidad de formar, en corto tiempo, e incorporar al ejercicio, sin suficiente formación y sin experiencia, a grandes grupos de docentes.

Pero las condiciones no se restringen a la disponibilidad de docentes formados

Como señalamos en una publicación previa, las condiciones para el óptimo funcionamiento de las escuelas, se han visto afectadas por la situación del país, específicamente en las fallas en los servicios básicos (luz, agua, gas, transporte) así como en la disponibilidad de insumos para preparar la alimentación; pero también por la inexistencia de un plan de mantenimiento integral y a largo plazo que incluya todas las necesidades y tipo de actividades que requieren las instalaciones educativas para estar en condiciones óptimas, así como por la baja calidad de los recursos educativos suministrados por el Estado y por las pésimas condiciones de trabajo y contratación del personal de las escuelas, incluyendo el personal docente.

Las fallas en los servicios básicos (luz, agua, gas y transporte), no han recibido una respuesta completa y planificada por parte del Estado y las soluciones que se han empleado en los años escolares previos, han sido puntuales y dependientes, en su mayoría, de las posibilidades de la comunidad educativa de cada escuela, con algunas respuestas puntuales también, de algunos entes regionales y locales.

Para poder garantizar que las escuelas funcionen, mientras se resuelven las causas que ocasionan las fallas recurrentes en los servicios, se requieren planes concretos que permitan conocer la situación de cada escuela para cada servicio, y desarrollar actividades para darles atención especial. Esto es, entre otras:

  1. Conocer el comportamiento del sistema eléctrico en las zonas donde se encuentra cada una de las escuelas y determinar, cuáles requieren contar con una planta eléctrica para poder dotarlas con las plantas y con los suministros que garanticen su funcionamiento.
  2. Conocer la situación del servicio de agua potable, en cada una de las escuelas para establecer cuáles requieren dotación con camiones cisterna, con qué frecuencia y en qué cantidad, para programar la compra y el cronograma de suministro.
  3. Conocer la situación del servicio de gas de cada una de las escuelas, para establecer las necesidades y la frecuencia, programar la compra y el suministro.
  4. Ante la inexistencia de unidades de transporte escolar en la mayoría de las escuelas oficiales del país, se debe conocer la situación del sistema de transporte público en las zonas en las que se encuentran las escuelas y procurar con los transportistas, acuerdos financiados, para garantizar la existencia de rutas con unidades que permitan el traslado de los estudiantes, y los trabajadores de las escuelas en general, incluyendo a los docentes, para ir a la escuela y regresar a sus casas diariamente, en el horario que corresponda a cada escuela.

Es importante que este tipo de acciones se diseñen e instrumenten para todos los aspectos en los que existe deficiencia en el sistema educativo, ya sea, como en estos servicios, cuyo suministro no depende directamente de cada escuela, como en la garantía de las condiciones óptimas para su funcionamiento.

Una lógica similar, por cierto, aplicaría al suministro de alimentos para el Programa de Alimentación Escolar, pero no lo vamos a tocar en este momento, porque hicimos referencia al mismo en la publicación pasada.

Estas medidas, permitirían atender a la emergencia, mientras se resuelven los problemas de fondo que hace que fallen los servicios y, en términos del sistema educativo, como dijimos en las publicaciones previas, se requiere de un plan para atender a la emergencia, que incluya la reinserción de los niños y jóvenes que están fuera del sistema; y otro de recuperación a largo plazo, que desarrolle, en un primer momento, la restauración del derecho a la educación, y que, posteriormente, se plantee la reinvención del sistema en general y que en términos curriculares incluya, una revisión profunda del para qué queremos educación básica obligatoria, en Venezuela.

¿Y el calendario, qué?

Bueno, el calendario, a pesar de que en la cadena de inicio del año escolar, el pasado 16 de septiembre, el ministro Aristóbulo Isturiz anunció que ya estaba listo, no ha sido enviado a las escuelas, ni aparece publicado en la página web el MPPE. (Es importante resaltar que, hasta el momento en que se escribe esta nota, la cuenta de twitter del MPPE arroja un mensaje de error, ver la imagen 1 y aunque durante el domingo, la página web del MPPE también daba error, ver la imagen 2, ya la web fue restituida, pero no aparece el calendario de este año escolar. De hecho, el banner y el calendario, siguen siendo los del año escolar pasado, tal como mostramos en la publicación pasada).

Ante esa ausencia, las escuelas solo cuentan con algunas instrucciones parciales, giradas por el ministerio en la instrucción titulada “Regreso a clases con alegría” y por algunas zonas educativas, como en el caso de Carabobo y Táchira.

La información contenida en la instrucción titulada “regreso a clases con alegría” es la siguiente:

Y ésta es la información distribuida por las zonas educativas:

Como se puede observar, la información circulada, contiene pautas para desarrollar algunas actividades culturales y deportivas con los estudiantes, pero no aparecen las actividades de inicio del año escolar correspondientes al trabajo de directivos y docentes.

Por los momentos en el que circuló esta información, las escuelas que ofrecen educación media, tuvieron la oportunidad de hacer algunos ajustes en su programación, ya que, el inicio de las actividades con estudiantes, para ese nivel, es el próximo martes 1 de octubre. Sin embargo, las escuelas en las que se ofrece educación inicial y primaria, tuvieron que arrancar a menos de una semana de haber comenzado a recibir esa información.

También es importante hacer notar que las labores de acondicionamiento de las escuelas, estaban programadas, en su mayoría, para el viernes previo al inicio del año escolar, como se puede ver en el primer cuadro de la instrucción, a pesar de que el plan denominado “Una gota de amor para mi escuela en resistencia”, dice estar previsto para desarrollarse durante los meses de septiembre y octubre y la evaluación de los planteles para establecer prioridades de atención, estaba programada para hacerse, durante el mes de septiembre.

En términos del acondicionamiento, el mantenimiento mayor y la construcción de nuevos planteles, la extensión de las actividades, o su programación solapada con el inicio de las actividades escolares, hace inviables las segundas, o, en el mejor de los casos, hace que se desarrollen en condiciones inadecuadas.

En efecto, en términos del inicio de actividades, lo más importante es que tanto la evaluación de las condiciones de las escuelas, como la ejecución de las obras que requieran y se les programe mantenimiento para este año escolar, está solapada con el primer mes y medio de actividades, para los niveles de inicial y primaria, y con el primer mes de clases para bachillerato, lo que es absolutamente inconveniente para el desarrollo de las actividades, porque altera la planificación que se puede haber iniciado en las escuelas a incorporar, además de ser contrario a la garantía de contar con condiciones óptimas para la realización del derecho a la educación.

Ahora, ¿por qué es importante, contar con el calendario?

Manteniendo el llamado de atención sobre el solapamiento del inicio de actividades, con el diagnóstico, selección y reparación de las escuelas, es importante recordar que derivado de la situación por la que atraviesa el país, existen diversos factores que están afectando el desarrollo de las actividades escolares, por lo que se pierden más horas y días de clase, sin que quede registro de ello y sin que se plantee una estrategia real de recuperación.

Para entender de lo que se trata, es importante recordar que, el artículo 49 de la LOE, establece que el año escolar tendrá 200 días hábiles, lo que no significa que se trate de 200 días de clases o de actividades con la participación de los estudiantes. La forma en la que quedó redactado el artículo, respondió a una modificación injustificable, de última hora, que contravenía la demanda de diversos actores y organizaciones, en ese momento, que era la ampliación del año escolar para garantizar 200 días de clases.

Sin embargo, el que se procure que las escuelas estén abiertas 200 días hábiles al año, con la situación actual, tampoco es garantía, ni de que se cumpla la jornada tal como la establece cada escuela, ni de que se puedan desarrollar actividades escolares, tal como establece la ley.

¿Qué significa ésto?

A lo largo de un año escolar se incluye tiempo para el desarrollo de actividades con los estudiantes, que se traduce en días de clase, tal como los denominamos tradicionalmente, y días de actividades complementarias, que pueden ser tan formativas como las otras, pero que pueden desarrollarse en las instalaciones de la escuela o fuera de ellas. Pero también se incluye tiempo para el desarrollo de actividades de planificación, organización, y evaluación de la gestión escolar en todas sus dimensiones. Todo ese tiempo está contabilizado dentro de los 200 días hábiles que establece la ley y que algunos han denominado “días de actividades escolares”, para que quede claro que no todos son, o deben ser, días de clase.

Como parte de las actividades de gestión escolar que se desarrollan, están las correspondientes al inicio y al cierre del año escolar. De ellas, algunas pueden realizarse con estudiantes y otras, se requiere que sean realizadas por directivos y docentes, en algunos casos con la participación de otros miembros de la comunidad educativa, como los padres y representantes. Pero todas son fundamentales para garantizar educación de calidad.

Sin embargo, desde hace tiempo, las actividades de inicio y cierre del año escolar, son tratadas como prescindibles por el sistema, a tal punto que, por ejemplo, ante la importante pérdida de clases del año escolar pasado, la “adecuación” del calendario, consistió en comprimir el tiempo de cierre del año escolar, para agregar unos pocos, -e insuficientes-, días de clase y de evaluación en julio; o como ha sucedido en los últimos años, se programa el inicio de clases, para los niveles de inicial y primaria, el mismo día en el que los docentes se reincorporan a su trabajo en las escuelas, lo que impide que se desarrollen, con tiempo y adecuada dedicación, las actividades de planificación y organización correspondientes al inicio del año escolar.

Decir estas cosas, parecería ser innecesario, en este momento, pero dada la precaria situación del sistema educativo, es imprescindible recordarlas, porque a lo largo de los años, se han ido modificando la lógica y las prácticas de organización y planificación de las actividades escolares, debido también a diversos factores, entre los que se encuentra, la permanente improvisación del ente rector, el MPPE.

Es por ello que, en numerosas oportunidades, como en este nuevo año escolar, el subsistema de Educación Básica no ha contado con el calendario escolar, en el momento en el que corresponde tenerlo, y en algunos casos, el atraso ha llegado hasta el mes de enero del año escolar, es decir, hasta iniciado el segundo lapso, o momento pedagógico.

Como hemos expresado en otras oportunidades, lo deseable y lo que era una práctica en el sistema hace mucho tiempo, es que el ministerio envíe a las escuelas, el calendario escolar a finales del año escolar anterior, para que docentes y directivos, puedan hacer planificación, con tiempo, en función de los resultados del año escolar que está terminando y como parte del proceso de cierre del año.

Cuando esa práctica era la norma, la planificación resultante, era revisada y ajustada, al inicio del año escolar siguiente, con base, por una parte, a los ajustes requeridos por la incorporación de nuevos estudiantes y por la otra, con base en la evaluación diagnóstica que se realizaba iniciando clases, con el propósito de ajustar a las características y necesidades del grupo de estudiantes, la planificación del proceso de aprendizaje.

Obviamente, esa planificación, como cualquier proceso de ese tipo, también se ajusta a lo largo del año escolar, con base en el monitoreo permanente de docentes y supervisores, sobre los resultados parciales y la evolución del aprendizaje de cada grupo.

La flexibilidad y los ajustes permanentes, permiten mejorar los procesos y resultados, pero basados en una buena planificación. Es por eso que es tan relevante, contar con un calendario oficial, con anticipación.

Algo muy diferente es la improvisación que afecta el desarrollo de una educación de calidad, especialmente, en este momento, por dos factores, la falta de claridad en los tiempos y los objetivos y metas, y por la otra, en la ruptura de la continuidad de los procesos.

La falta de claridad sobre los tiempos, se produce comenzando por la ausencia de un calendario detallado, que incluya pautas más allá de las efemérides, y que esté a disposición de las escuelas con la respectiva anticipación.

La falta de claridad sobre los objetivos y metas, se desprende de la opacidad de un sistema que funciona sin programas de estudio vigentes, expresados en un formato que permita tanto a docentes, como a estudiantes y representantes, saber qué se espera que se aprenda en cada año escolar. De hecho, desde hace tiempo, en la mayoría del sistema, los libros de la colección bicentenario han terminado siendo el referente de lo que hay que aprender, y, en educación media, los fracasados procesos de “transformación curricular” han generado más confusión y enredo, que directrices claras sobre cómo se deben organizar las actividades de aprendizaje y qué se debe aprender en ese nivel educativo.

A esta ausencia se deben agregar, las recurrentes decisiones del ejecutivo con las que ha suspendido actividades, o restringido la duración de la jornada, en los últimos años escolares, con motivos diversos; y la práctica intermitente de emitir “instrucciones” ministeriales o viceministeriales con temas y actividades especiales, que son enviadas a las escuelas a lo largo del año escolar, para ser incorporadas en la planificación, modificando lo establecido, sin necesidad, ni justificación. De hecho, si dichas instrucciones se elaboraran con tiempo, podrían ser incorporadas desde el diseño, en la planificación de escuelas y docentes, sin alterar repentinamente, los procesos diseñados y en desarrollo.

Y, finalmente, la ruptura de continuidad en los procesos pedagógicos, que se deriva, evidentemente, de la ya mencionada, improvisación del ministerio, pero que, recientemente, se ha incrementado, por las inasistencias recurrentes de estudiantes y docentes, debidas a la fallas en los servicios básicos, a los problemas en salud y alimentación, así como a la inexistencia de transporte para la red de escuelas oficiales, todas ellas agravadas progresivamente por la situación del país.

Como se puede observar, el calendario escolar, es más que un instrumento de efemérides y su importancia para la garantía de educación de calidad, radica en la concepción del proceso educativo, como un proceso que debe ser flexible y evaluado permanentemente, pero que debe ser profesionalmente planificado.

Sin embargo, este año nuevamente está atrasada su publicación, con el agravante de que hoy, a una semana de haberse dado por iniciado el año escolar, es que comenzó a circular una nueva pauta del ministerio, que dice que: “El horario de clase queda normalizado. Queda sin efecto la Gaceta Oficial de restringir hasta las 2:00 pm las actividades.

Y, para ratificar lo que se dijo al inicio de esta sección, pero además, contraviniendo lo establecido en la legislación sobre el uso político-partidista de las actividades educativas, en la página del MPPE sigue apareciendo el mismo calendario del año escolar pasado, pero se publican imágenes como ésta:uso de los niños

 

Nueva Convención “Única y Unitaria”: Corresponsabilidad y escuelas como “territorios de paz” con “cuerpos de combatientes”


Con una propuesta entregada el 20 de julio ante el Ministerio del Trabajo, los gremios docentes tuvieron que declararse en conflicto para lograr que el gobierno se sentara a discutir una nueva convención colectiva.

La reunión de instalación se realizó apenas el 5 de noviembre, en ella se estableció cuáles eran las partes que se sentarían a discutir el contrato, se presentaron los participantes presentes y se abrió un espacio para exponer objeciones a los aspectos generales de la discusión.

El establecimiento de las partes en negociación comenzó a institucionalizar un cambio en la naturaleza de este contrato, ya que, no se discutiría gremio por gremio, como en oportunidades anteriores, sino que se planteó realizar una discusión “unitaria”, en la que, docentes, trabajadores administrativos y obreros, se sientan al mismo tiempo a discutir los detalles de la contratación, pero estableciendo condiciones contractuales específicas a la naturaleza de sus funciones y dedicación.

En la reunión de instalación, no hubo objeciones a las condiciones generales de negociación, por lo que se fijó como fecha de inicio de las discusiones el 10 de noviembre y como sede, la Defensoría del Pueblo.

Dada la modificación que se inició en la reunión de instalación y que continuó en reuniones posteriores, en cuanto a las partes en negociación y al tipo de contrato, se puede resaltar que ya no está en discusión la “VIII Convención Colectiva de las Trabajadoras y Los Trabajadores de la Educación dependientes del Ministerio del Poder Popular para la Educación” (en este enlace se puede ver el proyecto), de acuerdo al título del documento introducido en julio por las federaciones docentes, ni el “Proyecto de Convención Colectiva Unitario de Las y Los Trabajadores, Docentes, Administrativos y Obreros, dependientes del Ministerio del Poder Popular para la Educación“, tal como reza en el texto del acta de instalación (en este enlace pueden ver el acta); sino que lo que está en discusión es la “Primera Convención Colectiva Única y Unitaria de Los Trabajadores y Trabajadoras del Ministerio del Poder Popular para la Educación“.

En efecto, el MPPE llevó como propuesta a la primera reunión formal, el cambio del término “unitaria” por “única” -tal como consta en el acta del 10 de noviembre (en este enlace pueden ver el acta de la reunión del 10/11)-, los gremios, obviamente no aceptaron, pero, en su lugar, apostaron por una especie de solución salomónica, que implicó la adopción de ambos términos, “Única y Unitaria”, tal como se aprecia en el texto del acta de la reunión del 12 de noviembre (en este enlace se puede ver el texto del acta 12/11)

Este denominación, “Primera Convención Colectiva Única y Unitaria de Los Trabajadores y Trabajadoras del Ministerio del Poder Popular para la Educación“, aunque puede parecer un asunto irrelevante de uso de palabras en un título, puede tener consecuencias no deseadas para los gremios, porque se trata de términos de diferente significado, no complementarios, uno de los cuales anula en la práctica al otro, por lo que ahora, de lo que se puede hablar es de la negociación de una convención única para todos los trabajadores del sector, dependientes del MPPE.

Al respecto, conversamos con Raquel Figueroa, quien es la Coordinadora Nacional del Movimiento de Educadores Simón RodríguezDirigente sindical de FENAPRODO-CPV, que nos expresó la preocupación de los gremios porque el hecho de que todos los trabajadores en un país o en un sector, como en este caso, sean titulares de los mismos derechos humanos, en el plano laboral, no implica la unificación del tratamiento contractual de los trabajadores de la educación, que puede tener como consecuencia, la no consideración ni de las necesidades específicas de los trabajadores de cada uno de los sectores y ni de las condiciones laborales que se desprenden de la naturaleza de las funciones que cumplen en el sistema educativo. (*) Este es un riesgo en desarrollo y se verá su alcance en la evolución de las negociaciones entre los gremios.

En la determinación de las partes, es importante señalar también que, en la reunión de instalación de las negociaciones, no quedaron registrados todos los que se reconocerían como participantes. De hecho, en la siguiente captura de pantalla, tomada del primer acta, se aprecia la inclusión de 16 organizaciones gremiales.

las partesY a partir de la primera reunión formal, aparece incorporada FETRAMAGISTERIO como parte, sumando un total de 17 organizaciones gremiales en esta negociación. (Captura de pantalla de la reunión del 10/11)

las partes 2

En este conjunto de organizaciones parte, son gremios docentes: FEV, FETRAENSEÑANZA, FETRASINED, FENAPRODO-CPV, FETRAMAGISTERIO, FVM, FESLEV-CLEV, FENATEV y SINAFUM y organizaciones de trabajadores no docentes, en algunos casos, organizaciones sindicales que tienen afiliados no exclusivamente del sector: SUNEP-ME, SIRTRAME, SNSEME, SNFPME, SINAEP-MECD, FETRAEDUCACIONALES,  FENOBOLMED y FENARBOTRASEP.

Pero como esta discusión es sobre las condiciones contractuales de los trabajadores de la educación, lo que se establezca en las mismas, puede afectar la realización del derecho a la educación de los estudiantes.

En tal sentido, es importante considerar, por ejemplo, que la calidad de los docentes constituye un aspecto clave en el logro de una educación de calidad en las escuelas, por lo que se espera que el sistema brinde las mejores condiciones de contratación y laborales, por una parte y exija una excelente formación inicial y en ejercicio, por la otra, para garantizar su mejor desempeño en la formación de los estudiantes. También se espera que, entre las condiciones laborales se puedan discutir aspectos como los que no han permitido establecer la extensión del calendario escolar, para que se pueda contar con 200 días de clase (días de clase no días de actividades escolares, que es diferente), que es una aspiración del país desde hace más 3 lustros.

Hasta el momento, la discusión se ha desarrollado en 4 reuniones, después de la de instalación y aún hay muchas cosas en debate. Sin embargo, ya se pueden señalar algunos aspectos controversiales sobre los que es necesario poner atención:

1. El primero de ellos es el uso del término corresponsabilidad en las definiciones iniciales del contrato. En la cláusula “Definiciones” se establece:

def trabajadores

Esa afirmación se reitera al final de la definición quinta, cuando dice que los trabajadores de la educación, junto con el ente rector, las familias y la comunidad, son “corresponsables” de garantizar el pleno goce del derecho a la educación.

En este caso, es importante aclarar que, términos de derechos humanos, el Estado tienen la obligación de garantizar el derecho una educación de calidad para todos. Esto se traduce, en cuanto a la educación obligatoria y gratuita, en términos de gestión del sistema y específicamente en la de las organizaciones educativas dependientes del ministerio, que son las directamente afectadas en la discusión de esta contratación, en la obligación de garantizar que las escuelas funcionen con las condiciones óptimas, lo que implica la obligación de garantizar condiciones laborales y contractuales óptimas para docentes, administrativos y obreros y de lograr que éstos tengan un óptimo desempeño en sus  funciones.

Pero la obligación de garantizar el derecho a la educación, no se puede transferir a los trabajadores de la educación aplicando el concepto de “corresponsabilidad” de los actores sociales establecido en la Constitución, como tampoco se puede transferir a los otro actores que forman parte de las comunidades educativas, como se pretende hacer al final de la definición quinta y como se pretendió hacer en el texto de la Resolución 58.

El desarrollo del concepto de “corresponsabilidad” está muy crudo en Venezuela y, hasta ahora, su aplicación, lejos de establecer un marco de apertura para la participación de los diversos sectores en el desarrollo del país, lamentablemente, ha sido utilizado como un descargo de responsabilidades por parte de las organizaciones gubernamentales, a las que corresponde directamente, la obligación de garantizar los derechos humanos.

2. El segundo aspecto que debe llamar nuestra atención, está también en el marco de las definiciones y se trata de la incorporación del uso de términos y concepciones que responden a la ideología del partido de gobierno, y que están en contra de lo que se establece en la Constitución.

En efecto, según la definición quinta, el trabajo es un proceso social “que tiene como objetivo esencial superar las formas de explotación capitalista”

def trabajo

En la Constitución se establece que Venezuela es un país pluralista y en ninguna parte de su texto se declara, ni socialista, ni anti capitalista, así que por más que esas sean las concepciones que definen la posición política de los funcionarios que hoy ejercen el poder, en el ente rector, no pueden convertirse en elementos que determinen la relación laboral entre los trabajadores de ningún sector y el Estado. De hecho, tal como están escritas esas definiciones, no deberían ser aprobadas por no corresponder al modelo de país establecido en la Constitución.

Obviamente, a esta altura, más de uno pensará que esos términos están incluidos en el Plan de la Patria, pero un plan de la nación, que viola lo establecido en la Constitución, no puede convertirse en referencia para la definición de las relaciones laborales entre el Estado y sus trabajadores.

3. En el mismo orden de ideas, el tercer aspecto al que debemos prestar atención, es la definición de organizaciones sindicales, incluida en este contrato. De acuerdo a la definición 4, los sindicatos no sólo son organizaciones para la defensa de los intereses de sus afiliados, sino que ahora tienen también como objeto “la defensa del pueblo, de la independencia y la soberanía nacional”

def sindicatos

Esta lógica, que también está incluida y desarrollada en el actual plan de la patria, pone de lado el concepto de ciudadanía, responde a una concepción “cívico-militar” de las personas y la sociedad, contradiciendo lo que se establece en la Constitución.

Las consecuencias de esa definición se pueden apreciar en dos cláusulas que fueron incluidas en la última reunión de la que tenemos información, la del 19 de noviembre. En ellas se establece:

  • que “se conviene en fomentar el fortalecimiento del sentimiento patriótico y la conciencia clasista”
  • fomentar “la conformación de cuerpos de combatientes estructurados en milicias de trabajadores y trabajadoras desde las sedes administrativas y planteles”. Estas milicias además de contribuir con la atención de la población en situaciones de desastres naturales, garantizarán “los servicios públicos fundamentales en caso de desestabilización, conflicto armado o sabotaje y participarán en la defensa de la Patria cuando las circunstancias así lo exijan”

seguridad y economía

Pero no conformes con lo establecido en esa cláusula, la siguiente, tal como se aprecia en la captura de pantalla precedente, compromete a las organizaciones sindicales a “impulsar la constitución de brigadas voluntarias” para participar en “el combate contra la guerra económica”, en estrecha colaboración con la SUNDDE.

La penetración del modelo político del partido de gobierno y de la lógica de guerra en las condiciones laborales de los trabajadores del sector educativo, además de ser contraria a lo que establece la Constitución vigente, le imprime un carácter diferente al que, por su naturaleza, debe tener el funcionamiento del sistema educativo y de la red de escuelas en el que se sustenta. Pero adicionalmente, los trabajadores de la educación tienen funciones específicas que ocupan, en la mayoría de los casos, mucho más que el tiempo de trabajo, que los términos del contrato le reconocen y remuneran, por lo que, es totalmente descabellado aumentar sus actividades y funciones, aunque éstas tuvieran alguna relación lógica con el trabajo para el que el Estado les contrata. Todo ésto afecta el derecho a la educación, específicamente el que se debe garantizar en el sistema de Educación Básica.

Por otra parte, en contradicción con el espíritu de la citada definición y de esas cláusulas, el texto aprobado hasta el momento, también se incluye una cláusula que declara a las escuelas “como Territorios de Paz”, con la que se establece como labor conjunta entre el ente rector y las organizaciones sindicales, la construcción de relaciones de respeto, la creación de consciencia y prevención de la violencia física y simbólica, evitar todo tipo de discriminación, valorar la diversidad cultural, entre otras, pero cuyo texto incluye el mantenimiento y la preservación de las estructuras e instalaciones educativas, como una de las primeras acciones en este ámbito.

territorios de paz

En este caso, es importante señalar que, asumiendo que el cuidado de las instalaciones debe formar parte de la cultura escolar e incluir a todos los miembros de las comunidades educativas, y que, entre las labores de trabajo de los obreros en las escuelas, se encuentran las de mantenimiento cotidiano y algunas de mantenimiento menor de las instalaciones, el mantenimiento de la infraestructura escolar, como programa en el ámbito de la gestión educativa, es responsabilidad del ente del cuál depende cada una de las escuelas que, a efectos de este contrato, coincide con el ente rector. Es por esa razón que la forma como está redactada esta parte de la cláusula, es peligrosa porque con ella puede estarse descargando nuevamente en las comunidades, la responsabilidad del ministerio sobre una de sus obligaciones,  y que, tal como ha sucedido con la Resolución 58, este descargo de responsabilidad no está acompañado de la transferencia de recursos que permite que las escuelas asuman las competencias que, en consecuencia y de manera velada, se les está transfiriendo, constituyéndose en una carga adicional que las comunidades no pueden afrontar.

En cuanto a las actividades relacionadas con la constitución de las escuelas como “Territorios de Paz”, queremos recalcar que ese propósito es inconsistente con lo señalado al inicio de este punto, porque no es posible construir  una cultura de paz, cimentada en una cultura de guerra.

Como se puede apreciar en lo reseñado hasta el momento, la discusión de esta contratación es de interés para todos los ciudadanos, más allá de los relacionados con el sector o los que pertenecen a los gremios de padres y estudiantes, por sus consecuencias potenciales, no sólo en las condiciones de contratación de los trabajadores del sector, sino por los cambios en la naturaleza de las actividades y funciones a desarrollarse en el sistema educativo, que pueden atentar contra la realización del derecho a la educación de los estudiantes.

Por ello invitamos a todos, a seguir este proceso. Para mantenerse al día con las discusiones, pueden visitar el Blog del Sindicato de los Trabajadores de la Educación del Estado Mérida SINDITEM (pueden encontrarlo en este enlace), quienes han estado publicando las actas que se suscriben en este proceso.

Nosotros estaremos atentos a los avances de esta negociación y continuaremos publicando sobre el tema.

(*)  En este enlace se puede ver la posición completa del Movimiento de Educadores Simón Rodríguez

 

 

 

Tiempos de maestros


El inicio de este año nos sorprendió con la publicación de una versión del calendario del año escolar 2014-2015 en la web del ministerio. Nos sorprendió, porque, como dijimos en la publicación anterior, fue extemporánea. En dicho calendario, para el mes de enero, se incluían 3 actividades relacionadas con la celebración del Día del Maestro.

Como es costumbre, estaba señalado el 15 de enero como el “Día del Maestro y la Maestra”, pero además, este año se incluyó un “Encuentro estadal de grupos culturales y estables del Magisterio” a celebrarse del 13 al 16 y un “Encuentro Deportivo del Magisterio” que debería tener lugar el fin de semana, es decir, 17 y 18 de enero.

Parecería que está de más decir que, para organizar la celebración del Día del Maestro y encuentros estadales y gremiales, se requiere una clara definición de objetivos, características y participantes y organización anticipada. Pero, en su lugar, fue el lunes 12 de enero pasadas las 3 de la tarde, cuando algunas escuelas recibieron la primera parte de las pautas para la organización de las actividades relacionadas con la celebración del Día del Maestro y el martes 13, en la mañana, cuando recibieron la segunda. (*) (**)

Las pautas incluyeron, en el primer correo:

  • El documento “Efemérides Hoy” correspondiente a la fecha.
  • El calendario en sus dos versiones (las que presentamos en la publicación pasada)
  • Y un formato, tipo calendario, para que la escuela reporte a la zona educativa correspondiente, la organización de actividades de “interculturalidad” que tiene pautadas para este mes.

Y en el segundo correo, las pautas específicas para la organización de las actividades de la semana.

Sobre estas pautas, creemos importante señalar lo siguiente:

1. En el documento “Efemérides Hoy” resalta el uso de la siguiente frase de Luis Beltrán Prieto Figueroa a modo de presentación:

Con esta frase, entre otras y en su momento, Prieto justificaba la necesidad de la figura del Estado Docente. Hoy, y desde hace muchas décadas, existe Estado Docente en Venezuela, sin embargo, en términos de la función formadora de los maestros, en el marco de un Estado democrático, pluralista y respetuoso de los Derechos Humanos, cabría preguntarse ¿cuál es el significado de una cita como esa, cuando el Estado Docente que tenemos, que se expresa a través de políticas públicas adelantadas por el MPPE, como las instrumentas para la contratación de docentes y en los contenidos y obligación del uso de la colección bicentenario, viola los principios consagrados en los artículos 102 (respeto a todas las corrientes de pensamiento) y 104 (exclusión de la injerencia partidista en la carrera docente) de la Constitución?

Pregunta que está enlazada con el segundo aspecto que queremos señalar.

2. En dicho texto hay una referencia a los resultados de la consulta:

En él es interesante observar que, salvando algunas referencias específicas como las menciones al “trabajo liberador” y al “desarrollo socioproductivo en su contexto”, los resultados de la consulta no aportan ninguna novedad a lo que el país ha expresado, por diversas vías, y desde hace muchos años, como expectativas con respecto a la profesión docente: mejores condiciones de contratación para los docentes y mejor formación. Y en este punto, es importante señalar que las mejores condiciones de contratación, no se restringen a la mejora de los “beneficios socioeconómicos”, sino que incluyen: un aumento considerable del salario, la reinstitucionalización de la carrera docente (discusión y aprobación de la Ley de Carrera Docente en deuda desde el 2010, restablecimiento de los concursos de ingreso y ascenso, instrumentación de un sistema de evaluación del desempeño y exclusión de la injerencia político-partidista tanto en la contratación de docentes, como en su evaluación y en la determinación de sus actividades profesionales y complementarias) y la ampliación de la jornada laboral, con los beneficios contractuales asociados (porque decir que el docente debe permanecer en la escuela la jornada completa y que eso no esté asociado a una modificación contractual que incluya el aumento en el salario correspondiente, es una declaración sólo retórica) y un sólido sistema de formación permanente (cabe resaltar que en diversas oportunidades también, se ha hecho énfasis en la necesidad de revisar tanto las opciones de formación inicial, como las estrategias y condiciones de formación en ejercicio).

3. El texto también contiene una breve reseña a Luisa Cáceres de Arismendi (suponemos que como apoyo a los maestros para la conmemoración del día 17)

4. Finalmente, las pautas propuestas para la celebración de las efemérides:

pautas de efemerides hoy

Obviamente, se requiere anticipación para poder instrumentar unas pautas de esta naturaleza que incluyen investigación, elaboración de galerías, identificación de personas en las comunidades con su cronograma de visitas respectivo y elaboración de mapas y exposiciones. Pero resulta imposible, si se reciben el lunes de la semana en la que deben desarrollarse. En este caso, ¿cuáles serán las pautas de los directivos y supervisores para evaluar el desempeño de los docentes? ¿cuáles las recomendaciones que harán en el acompañamiento?

El documento “Efemérides Hoy” completo lo pueden bajar aquí

4. Las pautas en el segundo correo, estaban dirigidas a los directores de zonas educativas e incluían una disculpa por el atraso en el envío. A continuación, les copiamos las pautas, tal cual como nos llegaron, para que puedan apreciar los detalles de su contenido:

“A propósito del Día del Maestro, proponemos una programación pautada durante una semana con el fin de valorar el trabajo del docente y el aporte que brinda diariamente en las escuelas, liceos y comunidades para cultivar  una cultura de paz.

Las y los docentes de todos los niveles y modalidades del Subsistema de Educación Básica serán las y los protagonistas de estas actividades, se estimulará la participación colectiva o individual, en la medida de sus capacidades y según sus intereses; no sólo como una forma agradable de pasar el tiempo libre, sino como la oportunidad para la integración de las y los docentes, para su motivación  personal y profesional y a su vez haciendo captación para la conformación de grupos estables y equipos deportivos magisteriales.

Las áreas creadoras que se desarrollarán  en el encuentro en cada una de las instancia serán: canto, danza, cejecución de instrumento, artes plásticas(Bidimensional: pintura, mural, afiche, Tridimensional: escultura, cerámica, artesanía), expresión oral (narración oral: cuentos leyenda, fabulas; declamación: coplas poesías y décimas),Artes Escénicas (teatro – títeres), gastronomía reflejando los platos típicos de la localidad.

No es necesario hacer grandes producciones artísticas para organizarnos y ejecutar un encuentro de saberes culturales hecho por las y los docentes de nuestras escuelas y liceos. En este sentido, sugerimos la concepción de unipersonales, duetos y tríos; en cualquiera de las instancias y en un evento sencillo podemos disfrutar de una maestro que cuente cuentos, dos que interpreten una pieza musical y un trío que armónicamente ejecuten sus instrumentos, considerando para cada uno un tiempo de participación y que el evento en general no sobrepase más de dos horas.

Las disciplinas deportivas y recreativas que se desarrollarán en el encuentro, son en su mayoría colectivas: juegos deportivos como el béisbol, softbol, kickingball, voleibol, baloncesto, bolas criollas, dominó; también otras como bailoterapia, juegos tradicionales, caminatas al aire libre y todas aquellas que le permitan a la y el docente realizar deporte  y  recrearse de manera sana.

El desarrollo de las actividades se ejecutará en el tiempo libre de las y los docentes, sin interrumpir la dinámica de clase, entre la semana del 12 al  18 de enero del 2015, según Calendario Escolar, incluyendo estas actividades en la programación respectiva de la Grilla Cultural y Deportiva. Las mismas podrán desarrollarse en espacios escénicos y deportivos de las instituciones educativas, en algún campo deportivo o simplemente utilizando los recursos ambientales que ofrece la propia naturaleza.

Los temas, en cada una de las actividades, deben ser principalmente de identidad nacional, latinoamericano y enmarcados en la Educación Bolivariana. La música en todos sus géneros y estilos; impulsar la danza tradicional venezolana local, regional y estadal. Los temas de las artes visuales sobre la cultura de paz y convivencia armoniosa. En el teatro se pueden interpretar monólogos u obras con pocos personajes con temas de gestas independentistas, igualmente en el arte de la narración oral, declamación, poesías, poesías, fábulas y leyendas, se pudiera aprovechar el tema ecológico, procurando que las producciones literarias sean inéditas o de autores venezolanos o latinoamericanos.

Se sugiere promocionar y difundir la actividad a través de los medios de comunicación e información, también tomar registros fotográficos para la sistematización y la presentación del informe. Después de cada evento y en colectivo se realizará evaluación cualitativa entre las y los participantes o involucrados en el proceso de producción.

Les invito a que nuevamente aunemos esfuerzo para el encuentro con los demás entes e instituciones, a modo de tener una producción sencilla, pero digna; que nuestras maestras y maestros se sienta agradados, atendidos y estimulados. Comenzando por certificar su labor como docentes de cultura y educación física para la Educación Bolivariana. En segundo lugar, para que cada actividad esté acompañada de un programa de mano donde aparezcan los créditos de su participación, asegurándole un público en la que pudieran participar las y los estudiantes disfrutando del trabajo de sus maestras y maestros. Por otra parte, es necesario considerar el tema de la hidratación y refrigerio para los mismos.

Se sugiere entregar una certificación a cada una las y los docentes, por la labor alcanzada en cada encuentro cultural y deportivo, por haber promovido el desarrollo cultural los fines de semanas en las Grillas, por impulsar los equipos y clubes deportivos, o por dirigir los grupos estables con trabajo permanente en su comunidad. La misma debe llevar firma y sello de las y los directores, coordinadores o jefes de parroquia, jefas y jefes de zonas educativa, según cada instancia de participación”

Nos llamaron la atención las frases, en el segundo y en sexto párrafo: “no sólo como una forma agradable de pasar el tiempo libre” y “El desarrollo de las actividades se ejecutará en el tiempo libre de las y los docentes, sin interrumpir la dinámica de clase, entre la semana del 12 al  18 de enero del 2015”, por lo que nos preguntamos ¿a cuál tiempo libre hace referencia el MPPE?, ya que, es de conocimiento general que los docentes, que el horario de trabajo de los docentes no cuenta con las horas suficientes para que éstos realicen todas las actividades que corresponder a su desempeño profesional, que, a duras penas, pueden dar sus clases y que buena parte de la planificación y la corrección de evaluaciones la tienen que hacer fuera de la escuela, en el tiempo en que les correspondería descansar y desarrollar actividades propias de su vida familiar.

Creemos que estas pautas no se construyen a partir de lo que todos sabemos es la dinámica cotidiana del trabajo de los docentes y éste no es un detalle irrelevante al que puede pasársele por encima, especialmente, cuando se espera, con ellas, mejorar la calidad de la educación en las escuelas. El tiempo, en el ejercicio profesional de los docentes, no es ni puede tratarse como un dato al margen o como algo totalmente maleable.

En este marco, cabe recordar que, a inicios del año escolar, entre las pautas que el MPPE envió a las escuelas, las denominadas “orientaciones” de la 1 a la 7, se relacionaban con la formación y la investigación docente.

En estas “orientaciones” se “establecieron” grupos, programas, módulos y líneas de “investigación y formación” en las escuelas, más intercambios, debates, congresos y publicaciones; todo ello sin aumentar las horas de dedicación de los profesionales de la educación al cumplimiento de sus tareas y funciones. En su lugar, se propone la creación del “Sábado Pedagógico” para el desarrollo de una parte de estos planes de trabajo de investigación y formación, pero sin modificar de ninguna manera, los términos de la contratación de los docentes. ¿Cómo se espera que funcione efectivamente este programa?

Por cierto, los congresos tienen su cronograma, aunque sus fechas no están recogidas en el Calendario Escolar 2014-2015 publicado por el MPPE. Aquí el cronograma:

De las 57 “orientaciones” (***) de inicio de año escolar, desarrolladas en 37 páginas, 7 (en 9 páginas) corresponden a este componente de investigación y formación. Se espera entonces que los profesionales de la educación cambien su dinámica de trabajo, incorporen, entre otras, las actividades de investigación y formación mencionadas, estén la jornada completa en las escuelas y que adicionalmente empleen los denominados “Sábados Pedagógicos” para desarrollar una parte de la amplia cantidad de actividades que incluye este programa de “investigación y formación”, pero todo ello partiendo del supuesto de que los docentes utilicen su “tiempo libre” y que no es necesaria una revisión a fondo de sus términos de contratación y su tiempo de dedicación en las escuelas.

El tiempo de los docentes debe convertirse obligatoriamente en un dato de la ecuación a la hora de diseño de las políticas públicas y de las pautas enviadas por el MPPE, como órgano Rector del Estado Docente, a las escuelas. Es cuestión de respeto a la profesión.

(*) Aunque no tenemos noticias que nos indiquen que no fue general, esperamos que esto haya ocurrido solamente en algunas zonas educativas del país y que otras escuelas hayan recibido estas pautas, al menos, la semana previa, que era la que estaba pautada, según el calendario y las declaraciones de algunos voceros del ministerio, como la del inicio de clases en enero

(**) Sobre el “Encuentro Deportivo del Magisterio” la única pauta previa, se encontraba en la compilación de “orientaciones” enviada a las escuelas en las primeras semanas del año escolar y no contenía muchos detalles. A continuación, pueden apreciar su contenido:

 

(***) El documento con las 57 orientaciones se puede bajar aquí

El nuevo año escolar arranca ¿el 15 o el 16? (7 anuncios y la hipótesis 2014-2015)


¿15 o 16?

De acuerdo a las reseñas de prensa, el Ministro de Educación anunció que el año escolar 2014-2015, se iniciaría este 15 de septiembre, aunque, algunos medios, como el diario Ultimas Noticias, reseñó el contenido de un tuit de la cuenta del ministro que decía “Convocamos a las madres, padres y estudiantes para el 16 de septiembre cuando iniciaremos las clases en todas las escuelas y liceos del país” (Detalles en reseña de Ultimas Noticias)

El anuncio inicial, fue respondido por un representante del Colegio de Profesores de Venezuela, Frank Andrade, quién aclaró que de acuerdo a lo establecido en las normas y la contratación vigente, los docentes deben incorporarse el 16 de septiembre (Detalle en reseña de El Universal)

Muchos directivos de escuelas privadas y algunas autoridades regionales, como es el caso de Loengry Matheus, Autoridad Única del Estado Trujillo, coinciden con el representante del Colegio de Profesores, en hacer el llamado a iniciar las clases el martes 16 (Detalles en la reseña del Diario de Los Andes)

Esperamos que, en el transcurso de hoy viernes, se precise si los niños y jóvenes deben presentarse en las escuelas el lunes 15 o el martes 16.

Promesas de inicio de año escolar

El anuncio recogido por los diversos medios, ha estado acompañado con información específica sobre el número de planteles nuevos que serán inaugurados el 15 de septiembre, así como sobre el pago del porcentaje de aumento salarial de los docentes que está previsto para esta fecha y de los elementos de la canasta educativa que se entregarán a estudiantes y esta vez, también a los maestros.

Veamos algunos detalles y ofertas asociadas con el anuncio:

1. Unas reseñas recogen la oferta del ministro, de inaugurar 85 planteles en zonas rurales y urbanas del territorio nacional con el inicio del año escolar, aunque, en otras se menciona la construcción e inauguración de 113 nuevos planteles. Podríamos asumir que se trata de la confusión natural de la información que se da cuando se reseñan diversas declaraciones por distintos medios y hasta podríamos interpretar que, en efecto, el ministerio construye 113 planteles nuevos, pero que sólo 85 serán inaugurados el lunes 15.

Dados los antecedentes de los últimos años, es importante verificar que todo lo que se ofrece se cumpla efectivamente, ya que tenemos varios años en los que el ejecutivo ofrece construir una cantidad de escuelas, pero al momento de la inauguración ofrecida, o del cierre del año fiscal, se registra en la memoria y cuenta, un número que difícilmente, alcanza al 10 % de lo anunciado.

Además, lo correcto y transparente por parte del ministerio, es publicar un listado con las nuevas escuelas, que tenga la siguiente información para que sea de conocimiento y fácil verificación por cualquier ciudadano:

  • Nombre y dirección de cada escuela.
  • Fecha de inicio y culminación de la construcción.
  • Fecha en que se inicia la inscripción de los estudiantes.
  • Fecha de inauguración y entrega a la comunidad educativa.
  • Proyecto con los montos, el asignado y el ejecutado.
  • Ente que coordinó la construcción, con los contratistas encargados de cada fase.
  • Características de la oferta educativa en cada caso, es decir, niveles que atenderá, grados, años y cantidad de niños que atenderá en cada uno.
  • Nómina de empleados, esto es, directivos, docentes y trabajadores administrativos y obreros con nombre y cédula de identidad.
  • Espacios y servicios incluidos, es decir, si tiene biblioteca, sala con equipos de computación, canchas deportivas, el Programa de Alimentación Escolar, por ejemplo.

La publicación de los detalles de los proyectos de las nuevas escuelas, es parte del acceso a la información que debe garantizar el Estado y en otros países se hace con detalles similares a los que sugerimos. (Para quienes quieran conocer un buen ejemplo, les invitamos a visitar el portal del Programa Nacional Más Escuelas de Argentina que incluye información hasta de los procesos de licitación y los planos de las escuelas a construir)

Pero adicional a la información sobre las 113 nuevas escuelas, es importante que el ministerio formule y presente al país, un plan de ampliación de la planta escolar a mediano plazo, que permita saber cómo, cuándo y dónde se van a construir los planteles que se necesitan para garantizar que todos los habitantes del país, en edad escolar, tengan cupo en una escuela cercana y puedan cursar toda la educación básica, desde inicial, hasta quinto o sexto año de educación media. Ese plan de ampliación debe estar asociado a un presupuesto previamente comprometido, por el tiempo estimado para su ejecución y que sea aprobado como presupuesto programa en la Asamblea Nacional.

2. Otra parte de los anuncios está relacionada con el mantenimiento y la recuperación de los planteles existentes. En este caso, encontramos algunas reseñas que mencionan 14.000 instituciones que son rehabilitadas por el Gobierno Nacional desde el mes de marzo pasado, y otras que hablan de la recuperación de 6.400 en todo el país. Esta confusión de cifras, también se resuelve con la publicación de un listado que serviría, además, para que las comunidades educativas, hagan contraloría a las obras de mantenimiento que financia el Estado. En este caso, el listado debería contener la siguiente información:

  • Nombre y dirección de cada escuela.
  • Fecha de inicio y culminación de las obras.
  • Tipo de mantenimiento que se realizó, si se trató de mantenimiento menor, si incluyó reparaciones mayores o si hubo ampliación o construcción de nuevas aulas.
  • Proyecto con el tipo de mantenimiento que se realizó y con los montos, asignado y ejecutado.
  • Ente que coordinó la reparación, con los contratistas en cada fase.
  • Características de la oferta educativa que tiene ahora y se ésta se modificó, en el caso de las ampliaciones, cuál fue la modificación.

Así como en el caso de la ampliación de la planta escolar, el mantenimiento debe tener un plan preciso, con una operación previamente establecida y conocida por todos, porque, si bien, hay acciones de mantenimiento y reparación producto de imprevistos, hay actividades recurrentes, por tipo de mantenimiento.

Todas las actividades de mantenimiento, dependiendo de su tipo, tienen una frecuencia y un costo estimado que deben estar previstos en una planificación, con su operación diseñada y una partida asignada con anticipación, para garantizar que esa actividad, que es vital para el funcionamiento del sistema educativo, no pase a depender de la aprobación de créditos adicionales o de la organización de operativos como los que se acostumbra en esta gestión, del tipo “una gota de amor” para las escuelas o “una escuela por municipio” cada fin de semana. La planificación de los diversos tipos de mantenimiento, además de permitir contar con los recursos previamente aprobados y comprometidos, facilita que las escuelas puedan prepararse para resolver la logística de funcionamiento mientras se realizan, por ejemplo, las actividades de mantenimiento mayor que incluyen actividades como impermeabilización de techos y deben tener una frecuencia de 5 años.

3. También encontramos entre las reseñas, el anuncio del pago del 15 % del aumento del salario a los docentes que, aunque en algunos medios se presentaba como el anuncio de un nuevo beneficio, se trata del porcentaje que corresponde a estas fechas y que fue acordado al momento de la firma del último contrato colectivo. El que forme parte de un compromiso previo, no implica que no pueda considerarse muy bajo o insuficiente en este momento, por una parte, porque cuando se suscribió el contrato, varios gremios expresaron que el porcentaje de aumento total era insuficiente si se comparaba con el incremento del costo de vida acumulado desde la firma del contrato anterior y por la otra, porque el incremento del costo de la vida en los últimos meses supera con creces el monto total acordado, mucho más el porcentaje correspondiente a estas fechas.

En este caso, creemos que es importante atender las solicitudes de los docentes para que se revisen de nuevo los montos de los salarios, pero además, creemos importante que, asociado a ello, haya una discusión más profunda de los términos de contratación de los docentes que implique la ampliación del tiempo disponible para realizar todas las actividades asociadas con su ejercicio profesional, de manera que, ellos no tengan que llevarse trabajo para realizarlo en las horas que deberían dedicarse a descansar y a compartir con sus familias, ni se vean obligados a buscar trabajos adicionales para completar sus ingresos.

4. Dotación de los textos de la Colección Bicentenaria y Canaimas, fue otro de los temas que encontramos en las reseñas. En este tema nos preguntamos dos tipos de cosas:

  • ¿los 30 millones de libros que se espera entregar al inicio de año escolar, son los mismos que se entregaron el año escolar pasado o el ministerio, de acuerdo a la voluntad expresada por el Ministro, cuando recibió las observaciones hechas por diversos profesionales que evaluaron los textos, revisó y corrigió los problemas y deficiencias denunciadas? Si no los corrigió ¿fue por falta de tiempo para hacer una nueva edición o porque consideró que no eran problemas y deficiencias que debían corregirse? y si fue por falta de tiempo para hacer una nueva edición ¿cuál es la estrategia y las pautas de trabajo que se suministrarán a los docentes para que puedan manejar en el trabajo con los estudiantes, los problemas y deficiencias de los textos? Nos hacemos preguntas similares con respecto a los contenidos de las Canaimas que también han sido reseñados críticamente por algunos profesionales.
  • ¿cuánto está costando al Estado la dotación de los textos de la Colección Bicentenaria y las Canaimas a los estudiantes y cómo se ha ejecutado esa inversión? Como en el caso de la construcción de las escuelas, la producción e impresión de los textos de la Colección Bicentenaria y y la compra y programación de las Canaimas tienen costos asociados, entes encargados de la ejecución de los correspondientes proyectos y, sin incluir a los profesionales que elaboran los libros o programan las aplicaciones y contenidos, empresas a las que se les contrata la impresión de los textos  y productoras o comercializadoras de equipos a las que se les compran las Canaimas. En este caso, también es importante que el ministerio publique un listado en el que informe al país, por ejemplo, cuales fueron las imprentas que trabajaron en la impresión de los textos, diciendo qué libros y cuál tiraje correspondió a cada una, en qué fecha recibieron el material, cuándo les corresponde entregar o cuando entregaron y cuál fue el monto aprobado y ejecutado para cada una. Para las computadoras Canaimas, el listado debería incluir las empresas, el costo por unidad, las características de las computadoras, la cantidad comprada a cada empresa, con los montos asignados y ejecutados respectivos.

Por cierto, que una excelente noticia en este marco, es que se tiene prevista la entrega de computadoras fijas a las escuelas para apoyar los procesos administrativos y también que se comenzará la entrega de Canaimas a los docentes, ambas deudas del ministerio con las escuelas, y que en el caso de los docentes los dejaba relegados como beneficiarios de esta política, dificultando su trabajo profesional, ya que sin contar con equipos, poco podían orientar la formación de los estudiantes en su uso. Sin embargo, la compra y entrega de ambos tipos de equipos debe ser presentada al país con la misma información que se sugiere en el caso de las Canaimas para estudiantes, ya que, el propósito común es brindar transparencia en la gestión pública.

En todos los casos, la información sobre la compra e impresión, debe estar acompañada por un cronograma de entrega en las escuelas para que las comunidades puedan estar pendientes y hacer las labores de contraloría social correspondientes.

5. Un quinto anuncio reseñado con motivo del próximo comienzo del año escolar, fue el inicio de un sistema nacional de formación de maestros que estará a cargo de 400 instituciones académicas en todo el país y que se desarrollará con diversas modalidades que incluye acompañamiento en aula y realización de congresos pedagógicos en diversos niveles. (Detalles en reseña de Noticias 24) Este anuncio fue reseñado de dos maneras, por lo que sería de gran ayuda para el país, los docentes y las comunidades educativas en las que trabajan, que se publicaran los detalles de la programación de este nuevo sistema nacional de formación y se definiera si algunas de sus actividades van a coincidir con las clases, para que cada escuela pueda tomar previsiones y contar con suplentes en los momentos del año escolar en los que ésto suceda. También sería muy importante que se coordinara con los docentes la dedicación adicional que requerirán para atender las actividades de esta modalidad de formación, dadas las limitaciones de tiempo que ya tienen para realizar su trabajo profesional cotidiano.

Pero en las reseñas de esa política, nos llamó la atención la siguiente referencia a las palabras del ministro “Insistió en que la educación hay que pensarla en función de “la sociedad y el país que queremos”, e hizo un llamado a aplicar políticas de seguimiento de cuadros, con el objetivo de supervisar a los docentes”. (Ver reseña en Ultimas Noticias) Nos llamó la atención porque a nivel mundial, en educación, desde hace unas décadas se vienen adelantado esfuerzos para que la supervisión en las escuelas, se transforme en un proceso de acompañamiento de la labor de los docentes y hablar de ese proceso, como uno en el que se apliquen “políticas de seguimiento de cuadros” rompe con el espíritu del acompañamiento de la labor educativa y lo lleva a la lógica de la formación que es propia de las estructuras partidistas. Obviamente, esto puede ser un problema de interpretación de quién transcribió la noticia o de expresión del ministro quién ya sabemos, ha dejado claro en diversos escenarios que es y se considera un político, pero para que el sistema educativo se cure en salud y los Jefes de Zona y supervisores tengan claro el tipo de trabajo que se espera realicen en las escuelas, sería conveniente que el ministerio publique su concepto, políticas y estrategias de supervisión y deje claro se existe alguna modificación a la normativa vigente que rige a esa función, para que sea del conocimiento de todos.

6. Entre las cosas que reseñaron los medios hasta el momento, como era de esperarse, hubo una mención general a los resultados de la consulta para la calidad educativa. Al respecto, las reseñas dicen que el ministro afirmó que en el proceso participaron más de 7 millones de personas y que los resultados de la sistematización se estarían entregando este mes. La oferta de entrega este mes, coincide con lo anunciado al principio del proceso en el calendario presentado.

Sin embargo, hay dos cosas que es importante recordar: la primera es que la participación no se puede contabilizar ni por la matrícula de las escuelas participantes, ni por el número de personas que firmaron asistencia en los encuentros municipales, regionales y nacionales, porque, no todos los estudiantes, representantes, docentes y demás trabajadores de las escuelas expresaron su opinión en el proceso y porque asistir a un encuentro, tipo congreso científico en el que se escuchan ponencias y no hay espacios para construir acuerdos de forma participativa, no se puede considerar una participación efectiva. Lo que si se puede, es asumir como un proceso con una alta asistencia de personas.

La segunda cosa a recordar, es la más importante. Tal como pudimos conocer, en las escuelas se dieron procesos diferentes para recoger la opinión de los miembros de sus comunidades, se trató de procesos que no eran compatibles metológicamente a la hora de sistematizar los resultados. Esa situación y la diversidad de insumos obtenidos a lo largo del proceso, hacían de la sistematización una tarea bastante compleja y difícil que requería de procesos y criterios técnicos muy bien diseñados para poder desarrollarse con el “rigor científico” que se anunció que tendría ese proceso. Por esa razón y por diversos medios, solicitamos conocer el procedimiento y los criterios que se utilizarían para realizar la sistematización de la información obtenida en la consulta. Sin embargo, hasta la fecha no hemos recibido ninguna respuesta a esa solicitud. Aún esperamos la información y consideramos que hacerla pública favorecería el proceso de validación y las etapas de diseño de políticas públicas que se desarrollen posteriormente con sus resultados.

7. Finalmente, no podemos dejar de mencionar otra de las ofertas reseñadas en un par de medios: la realización de un chequeo médico gratuito para todos los estudiantes del país, específicamente los del sistema público, en coordinación con el Ministerio de la Salud. En este caso, la oferta incluye también a los estudiantes no solamente de educación básica, sino también a los del subsistema de educación universitaria. (Ver nota de Ultimas Noticias). El anuncio indica que, a pesar de que parece que se inicia junto con el año escolar, no se hará en un solo momento, lo cual es además lógico dada la cantidad de niños y jóvenes en el sistema educativo. Se espera que, por el volumen, lo novedoso de la oferta y lo delicado del proceso, se anuncien los detalles con un cronograma indicando cuando se realizará el chequeo en cada escuela y en qué consistirá, para que las familias decidan si acompañan o no a los niños y jóvenes al momento del chequeo, como es tanto su deber, como su derecho.

Hipótesis de calendario para el año escolar 2014-2015

Como parece que se va a convertir en costumbre, en lugar del calendario escolar con todos sus detalles, a esta altura sólo conocemos el día en el que se tiene previsto el inicio de clases. Bueno, lo conocemos, pero con la duda expresada al inicio de este texto. Así que con base al calendario del año pasado, tomando en consideración las pautas tradicionales para la planificación mensual y las actividades de cierre de lapso, más los feriados oficiales y los no feriados no laborales, tenemos 319 0 320 días en total, que incluyen 90 días feriados correspondientes a los fines de semana, 13 días feriados que caen entre semana y 12 días no feriados, pero que tradicionalmente son no laborables en el sector educativo, lo que nos da un total de 115 días no laborables y 204 (205) días hábiles para actividades escolares.

Estos 204 (205) días se distribuyen de la siguiente manera:

gráfico de torta 201415

Que sean 204 o 205 días, dependerá de si las clases inician efectivamente el lunes 15 o lo hacen el martes 16. No obstante, cabe resaltar que, como el año pasado, en nuestra hipótesis de calendario, incluyendo los feriados oficiales y también los no feriados que se toman como no laborales tradicionalmente en educación, tenemos, al menos 204 días hábiles de actividades escolares, en lugar de los 200 que estipula el artículo 49 de la Ley Orgánica de Educación. Es importante que se aprovechen los 204, porque de ellos, sólo tendremos 155 efectivamente de clases. El resto, si bien son de actividades que en su mayoría incluyen a los estudiantes e implican aprendizaje, son actividades complementarias y lo ideal sería tener los 200 días de clases, tal como se enunciaba el artículo 49 al momento de su discusión en la Asamblea Nacional.

Con esa distribución de actividades, nuestra hipótesis de calendario queda de la siguiente manera:

 

Toca ahora esperar por la versión oficial del ministerio, para hacer los ajustes pertinentes, pero también apostar a que no se produzcan fallas en el suministro del PAE, en el suministro de electricidad o en el de agua, que acorten la jornada diaria de clases o que hagan que se pierda el día completo de clases, como ha sucedido con frecuencia en años anteriores.

Tu información cuenta

Como ya debes saber, iniciar el año escolar no significa anunciar un día de inicio, abrir las escuelas, recibir a los estudiantes y arrancar.

Como todos los años, antes de arrancar de lleno las clases deben realizarse una serie de actividades que permitan que las escuelas estén en óptimas condiciones y que las actividades escolares estén programadas con anticipación. Esto significa que los trabajos de mantenimiento deben haberse realizado previamente y estén terminados el domingo 14, a más tardar; que el mobiliario, los equipos y los materiales necesarios, tanto para el desarrollo de las clases, como para el de las actividades administrativas y también las de mantenimiento diario (limpieza), estén disponibles; que los directivos y los docentes estén organizados y preparados para arrancar las actividades de enseñanza con los estudiantes ese día, lo que incluye la planificación anual del trabajo por parte de todos ellos; que la nómina docente esté completa; que, en aquellas escuelas que cuenten con programas de alimentación, el espacio y los equipos necesarios para la preparación de las comidas estén en óptimas condiciones, la organización para la elaboración y servicio esté preparada y ajustada y que el personal que se encargará de ello esté contactado y completo.

El lunes, o el martes a más tardar, estudiantes, docentes, directivos y empleados administrativos y obreros se darán cita en cada escuela y verificarán en la práctica si cada una se encuentra en condiciones óptimas para el inicio de actividades. En la mayoría de los casos, los directivos y algunos docentes y representantes, se han dado cita previamente, para garantizar que las escuelas se encuentren en condiciones. ¿Es el caso de la tuya?

Para cerrar esta publicación sobre el inicio del año escolar, queremos solicitar tu colaboración suministrando algunos datos sobre cómo encontraste tu escuela. Para ello, elaboramos un formulario muy sencillo que puedes llenar en línea. Participar es muy sencillo:

1. Revisa el formato que encontrarás en este enlace: formulario

2. Cuando estés en tu escuela, recoge la información.

3. Llena el formulario en línea, a través del mismo enlace.

4. Una vez que termines el reporte, pulsa el botón enviar para que nos llegue la información sobre tu escuela.

Si quieres agregar fotos o realizar un registro más detallado, puedes escribirnos a nuestro correo electrónico oevenezuela@gmail.com

Tu aporte voluntario nos permitirá obtener datos de las escuelas de todo el país.

Ayúdanos también difundiendo el formulario entre tus conocidos de otras escuelas.

Muchas gracias por tu participación.

 

Notas de maestros


Hoy, como es tradición, se celebra el día del maestro, profesional con una de las labores más delicadas en la sociedad: la formación de nuestros niños y jóvenes; y pieza clave para la garantía de una educación de calidad para todos, tal como reza el derecho a la educación.

Tamaña responsabilidad debería estar acompañada por los mejores salarios y condiciones de contratación de la administración pública, óptimas oportunidades de formación y actualización y también por el más riguroso sistema de ingreso y evaluación de desempeño a lo largo de su carrera.

Sin embargo, a pesar de los aumentos salariales y las firmas de los contratos colectivos que se han realizado durante las dos últimas décadas, las condiciones económicas de los profesionales de la docencia siguen siendo de supervivencia en la mayoría de los casos y desde el año 2000, con la promulgación del Decreto 1.011, comenzó formalmente, una modificación de la institucionalidad que respalda la carrera docente en Venezuela que incluye cambios en los requisitos y procedimientos para el ingreso al sistema y el ascenso en el mismo.  Estas condiciones y modificaciones han mantenido un ambiente de tensión y descontento en buena parte del gremio docente.

Dada la complejidad de esta situación, decidimos centrar las líneas siguientes, en un aspecto específico de las condiciones en las que nuestros docentes se encuentran vinculados con el sistema: el tipo de contratación.

Algunos antecedentes

Desde que se instauraron los concursos para ingreso y ascenso de los profesionales de la docencia mediante el Reglamento del Ejercicio de la Profesión Docente en 1991, cuando un cargo quedaba vacante, se contrataba a un docente para suplir la falta, hasta que se abría el concurso correspondiente al cargo. Esta práctica, y la frecuencia con la que se convocaban los concursos de ingreso, tuvo como consecuencia que aparecieran cada vez más docentes que ocupaban cargos en condición de interinos.

A diferencia de los docentes titulares, que gozan de estabilidad laboral cuando ingresan al cargo, la condición de contratación como interino permitía a la administración pública, prescindir de los servicios del docente cuando lo considerara necesario, por lo que se convirtió en un mecanismo para garantizar el control de la disciplina laboral en las escuelas.  Así, esta práctica hecha costumbre, permitió que creciera el número de docentes interinos en el sistema. (No está de más aclarar que la contratación en carácter de interino, tenía y sigue teniendo como consecuencia peores condiciones económicas y ningún tipo de estabilidad).

Esa práctica ha sido utilizada intensamente, por más de dos décadas.

En noviembre del 2005, el ministerio de educación promulgó la resolución 58 (*), mediante la que se otorgaba la titularidad a un grupo de docentes interinos que estaban ocupando cargos vacantes. Este fue el inicio de la transformación del proceso de ingreso formal de los docentes a los cargos como titulares y el primer paso de  lo que el gobierno ha identificado desde entonces, como una política para consolidar la estabilidad del gremio, disminuyendo las contrataciones de carácter interino y otorgando la titularidad a través de un mecanismo de ingreso que ha ido variando en el tiempo y que incluye un año de ejercicio como interino, para optar por la titularidad.

Algunos números

No vamos aquí a analizar los detalles de las normas ni su evolución en el tiempo, sino vamos a referirnos a algunas cifras que permitan dar cuenta de los avances o retrocesos, de la política pública relativa a los tipos de contratación docente, sin la intención, dicho sea de paso, de que estas líneas puedan tomarse como una evaluación de resultados.

Haremos entonces, un contraste entre los datos relativos al número de docentes en el sistema, de acuerdo a las memorias y cuentas de los años 2003-2004, antes de la resolución 58, y 2011-2012, que es la última conocida, ya que la del año escolar pasado aún no está disponible y será presentada esta tarde en la Asamblea Nacional.

Revisando la cifra total de docentes en ambas memorias, encontramos que, en efecto y como es lógico por el crecimiento de la matrícula, desde el  año 2003-04 hasta el 2011-12, el número total de docentes en el país, se ha incrementado en 185.798, lo que representa el 48 % del total de docentes del año base.

Si observamos el cuadro 1, podemos apreciar que el incremento se ha dado en todas las condiciones de contratación, es decir, se ha incrementado tanto el número de docentes titulares, como el de interinos y el de otros tipos de contratación. Sin embargo, se aprecia también que el incremento relativo de los docentes titulares, es mayor que el de los interinos y el de los otros tipos de contratación.

Cuadro 1. Número de docentes por tipo de contratación, años escolares 2003-2004 y 2011-2012

Elaboración propia con datos de las Memorias y Cuentas del MPP para la Educación.

Elaboración propia con datos de las Memorias y Cuentas del Mpp para la Educación.

Sin embargo, no se entiende que, con una política sostenida enunciada como tal por casi 10 años, la distribución relativa interna tenga muy poca variación entre el año escolar 2003-2004 y el 2011-2012, tal como se aprecia en el cuadro 2.

Cuadro 2. Variación relativa de docentes por tipo de contratación, años escolares 2003-2004 y 2011-2012

Fuente: Elaboración propia con datos de las Memorias y Cuentas del Mpp para la Educación

Fuente: Elaboración propia con datos de las Memorias y Cuentas del Mpp para la Educación

Docentes en el espacio

Como es natural, la cantidad de docentes varía a lo largo y ancho del territorio nacional, por lo que si vemos la distribución geográfica del total de docentes por entidad, tenemos que, tal como se aprecia en el gráfico 1, las entidades con mayor y menor proporción de docentes relativa al total nacional, son las mismas y permanecen en proporciones casi iguales en este lapso de tiempo. Pero se aprecian algunas variaciones en los pesos de las entidades intermedias, siendo las variaciones más notables las de Aragua, Bolívar y Falcón, en términos de disminución relativa con respecto al total nacional, y  las de Táchira y Trujillo en términos del aumento en su participación relativa.

Gráfico 1.  Distribución relativa de los docentes por entidad para los años escolares 2003-2004 y 2011-2012

Fuente: Elaboración propia con los datos de las Memorias y Cuentas del MPP para la Educación

Fuente: Elaboración propia con los datos de las Memorias y Cuentas del Mpp para la Educación

Pero si vemos el crecimiento en términos del número de docentes por entidad, tenemos que, el Estado que registró menor crecimiento fue Falcón con un 17 %, mientras que los que registraron un crecimiento mayor fueron Amazonas y Delta con un 116 y 108,5 % respectivamente, lo que significa que duplicaron la cantidad de docentes trabajando en el sistema.

Si pasamos a ver el comportamiento del total de docentes por entidad, pero por tipo de contratación, encontramos que el  incremento en el total de docentes incorporados al sistema, en todas las entidades territoriales, menos en Distrito Federal, incluye un incremento en los docentes titulares en diversas magnitudes. De hecho, en Distrito, tal como se observa en el gráfico 2, en el año escolar 2011-2012 se registran 449 docentes titulares menos que en el año 2003-2004, a pesar de tener 8.660 docentes más en total. La diferencia se registra en un aumento de docentes interinos y contratados de 623 y 8.486 respectivamente.

Gráfico 2. Distribución de docentes en Distrito Federal por tipo de contratación para los años escolares 2003-2004 y 2011-2012

Fuente: Elaboración propia con datos de las Memorias y Cuentas del Mpp para la Educación

Fuente: Elaboración propia con datos de las Memorias y Cuentas del Mpp para la Educación

En el resto de las entidades, el comportamiento no es uniforme, de hecho encontramos estados en los que aumenta el número de titulares, mientras disminuye el número de docentes interinos y con otros tipos de contratación; otros estados en los que aumenta el número en todos los tipos de contratación; pero también encontramos otras combinaciones que se pueden apreciar en el siguiente mapa.

Mapa 1: Distribución de diferencias absolutas entre el número de docentes por entidad y tipo de contratación para los años escolares 2003-2004 y 2011-2012

Elaboración propia con datos de las Memorias y Cuentas del Mpp para la Educación

Elaboración propia con datos de las Memorias y Cuentas del Mpp para la Educación

Leyenda 1

No obstante, si se quiere apreciar mejor el comportamiento, en términos de la intención de la política pública, que supone el incremento de la estabilidad de los docentes, por tanto, el aumento de los que obtienen la titularidad de los cargos, la disminución de los interinatos y la eliminación progresiva de los otros tipos de contratación, podemos observar como varía la composición relativa de estos tres tipos de relación laboral de los docentes con el sistema, entre los dos años tomados como referencia.

En el mapa siguiente, podemos apreciar que en la mayoría de las entidades se da un incremento del porcentaje de titulares, aunque en algunos de ellos, ese aumento está también acompañado por el de interinos o el de otros tipos de contratación. Pero en 6 entidades (Amazonas, Aragua, Distrito, Portuguesa, Vargas y Yaracuy) el incremento relativo se da en los interinos y los docentes con otros tipos de contrato, disminuyendo el porcentaje de docentes titulares.

Mapa 2. Distribución de frecuencias relativas de docentes por entidad y tipo de contratación para los años escolares 2003-2004 y 2011-2012

Elaboración propia con datos de las Memorias y Cuentas del Mpp para la Educación

Elaboración propia con datos de las Memorias y Cuentas del Mpp para la Educación

Leyenda 2

A pesar de que la variación relativa pareciera indicar una relación entre el aumento de titulares y la disminución de interinos y otros tipos de contratos, positiva y en la dirección que dice tener la política pública del gobierno, cabe destacar que sólo en el caso del Estado Táchira, se registra una variación de más de 30 puntos a favor de los docentes titulares, mientras 8 entidades están entre 10 y 15 puntos, 10 entidades están por debajo de los 10 puntos, y el resto presenta un decrecimiento, siendo el caso más importante el de Distrito que supera los 20 puntos.

En cuanto al crecimiento relativo de los interinos, resaltan los casos de Yaracuy que rebasa los  20 puntos y Amazonas que entre interinos y otros tipos de contratos, casi llega a los 13 puntos de diferencia, siendo una de las entidades que duplicó su nómina docente en el lapso de tiempo considerado.

Finalmente, llaman poderosamente la atención los esfuerzos de Trujillo por disminuir la participación de los docentes contratados mediante  figuras diferentes al interinato y a la titularidad, lo que se refleja en la  mayor diferencia entre todas las distribuciones relativas con más de 26 puntos. Sin embargo, también llama la atención, pero por el comportamiento contrario, los casos de Distrito y Aragua, que registran una variación positiva, es decir un incremento en la participación de docentes con otras formas de contrato, de más de 23 y 11 puntos respectivamente. Este incremento, no se ajusta y es contrario tanto a los enunciados de la política pública que el ministerio declara estar desarrollando, como de las demandas de los gremios.

(*) Favor no confundir con la de los Consejos Educativos. Si quieres conocer su texto, dale aquí: Resolución 58

Navegador de artículos